¿Sabes cuánto te va a costar aceptar una herencia?

Con la crisis son muchas las herencias que no se han aceptado por lo costosas que resultan. Te explicamos cómo funciona el impuesto de sucesiones.

herencia

Las herencias, lejos de ser algo positivo para quien obtiene bienes o capital cuando un familiar fallece, se han convertido en otro problema más de la crisis que vivimos en España. la falta de liquidez de muchas familias por el alto desempleo y las escasas posibilidades de futuro han llevado a muchos a tener que rechazar una herencia. Pero, ¿por qué rechazar algo que viene dado legalmente? Muy simple. Cuando se recibe una herencia el que lo hace debe pagar el llamado Impuesto de Sucesiones. El importe total que debe abonar a la Agencia Tributaria depende de toda una serie de aspectos personales y de la Comunidad Autónoma de residencia. Sin embargo, las cifras son inasumibles para muchos, y por eso, se ha disparado el número de herencias rechazadas.

El Impuesto de Sucesiones se liquida, sin cargas, a los seis meses de haber conocido los hechos y firmar la aceptación de la herencia. Si no se cumplen los plazos, puede haber sanciones y multas, así como el recargo por intereses. El punto es ¿te compensa aceptar una herencia? Casi siempre que se habla de dinero en efectivo, o al menos de capital que puede ser fácilmente convertible a tal, es muy probable que la respuesta sea que sí. Aunque en estos casos habría que analizar también las deudas que tiene quien deja la herencia, ya que una vez se aceptan los bienes, se aceptan también las deudas que recaen sobre estos. Para ello, existe una figura que es la de la herencia a beneficio de inventario. Con ella te protegerías de ese problema, ya que asumirías las deudas solo hasta donde alcance la herencia en sí misma.

¿Cuánto se paga de impuesto por una herencia?

No existe una respuesta unánime. En realidad, el impuesto de sucesiones, que así se llama, está regulado por las propias Comunidades Autónomas y en ese sentido, la residencia de quien hereda va a ser fundamental para conseguir ahorrar un buen pico o tener que pagar un buen dineral. Además de la comunidad de residencia, también son factores que influyen en el impuesto que corresponde la consangüinedad de quien hereda, y el patrimonio que ya posee. A continuación te mostramos enumerados todos los factores que debes considerar para calcular tu impuesto de sucesiones. Si crees que aún con ello no eres capaz de sacar una cifra, puedes consultar con un especialista o acudir a la Agencia Tributaria para que allí puedan explicártelo. En muchos ayuntamientos, a través de servicios informativos, también pueden darte esta información.

  • El parentesco: cada una de las regulaciones propias del impuesto de sucesiones otorgan deducciones a los parientes que reciben la herencia. Cuánto más cerca estés, menos pagarás por norma. De hecho, si se trata de una herencia sin uniones familiares, el pago del impuesto será mayor.
  • Edad de quien hereda: aunque influye de manera importante sobre éste el punto anterior, en el caso de los menores de 21 años se aplican coeficientes que bajan la cifra a abonar, sobre todo en el caso de los hijos.
  • Lugar de residencia: como decíamos en el párrafo anterior, éste será un aspecto clave para calcular el coste del impuesto de las herencias. Por ejemplo, en Madrid, los herederos de primera línea de sucesión apenas abonan este pago. En otras comunidades puede superar el 30%.
  • Patrimonio anterior: el patrimonio que ya tuviese quien hereda va a hacer que el tipo a aplicar pueda ser menor o mayor con independencia de los demás factores.

Para entender mejor las diferencias que existen entre las Comunidades Autónomas y por qué en Madrid parece que todo el mundo está contento con la política que aplican. En realidad, si suponemos un caso de un heredero que tiene un patrimonio inferior a 402.000 euros, que es hijo de quien le deja la herencia, y que además, no obtiene bonificaciones por edad para una herencia valorada en 300.000 euros, las cantidades a pagar serían:

  • Según el impuesto estatal (cada Comunidad puede regular luego bonificaciones y otros cálculos): 53600 euros
  • En Madrid, aplicando todas las deducciones que se permiten por estar en su situación: 536 euros

Las diferencias que existen son enormes, y es por eso que para muchas personas, sobre todo para las que recibían viviendas difíciles de vender rápidamente por cómo está el mercado, la única opción disponible era renunciar a esa herencia. La renuncia implica que el bien no pasa a ser suyo, pero también que no tiene que hacer frente a una cantidad de dinero que no tiene. Es muy injusto, pero de momento, las cosas están así.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...