Razones por las que no te conceden una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito pueden convertirse en grandes aliadas de la liquidez. Pero ¿hasta qué punto pueden negárnoslas? ¿Cuáles son las razones más comunes?

tarjetas

Aunque en A Fin de Mes en más de una ocasión hemos desaconsejado por completo el uso de las tarjetas de crédito para compras cotidianas, precisamente porque los intereses que suponen se nos pueden volver en nuestra contra y al final resultar contraproducentes, es cierto que no siempre se puede renunciar a ellas, y que en ocasiones tener una a mano puede resolvernos imprevistos e incluso suponernos ventajas, porque también te hemos hablado anteriormente de las compras que compensa hacer con tarjeta frente a efectivo. Bien sea por el ahorro, bien sea por las ventajas en cuanto a garantía que se contemplan en los contratos.

Sin embargo, hay quien aún convencido del uso moderado que le dará a su tarjeta de crédito, se encuentra con que su entidad no se la concede. Hoy hemos querido analizar cuáles son las razones más habituales por las que tu entidad te puede haber denegado tu solicitud. En algunos casos, va a ser complicado que puedas solucionarlo, ya que se trata de asuntos de análisis de riesgo de tu persona; pero en otros, es más bien una cuestión de burocracia, bastante fácil de resolver arreglando los documentos o papeles que no están correctos. Así que pasemos a ver caso por caso lo que ocurre al denegar dinero de plástico con pago a plazos:

  1. La solicitud no está completa: en algunas ocasiones, las prisas o los engorrosos documentos hacen que nos saltemos casillas, sobre todo si el gerente bancario no revisa con cautela el documento para solicitar la tarjeta. Así, puede que tu tarjeta de crédito no esté concedida por algo de esto y se haya quedado en el cajón de algún trabajador como pendiente de revisión. Lo mejor es preguntar y que nos aclaren los datos que les faltan por completar.
  2. Falta documentación: en muchos casos, el banco solicita a cada cliente tipos de documentos distintos. Es precisamente por ello que nos encontramos con la difícil tarea de entender por qué nuestra tarjeta sigue perdida. Lo mejor, es preguntar en la oficina, o llamar directamente a la central del banco. Desde ahí probablemente te indicarán los extras que necesitan, los cuales puedes entregar en oficina, o enviar por correo o fax.
  3. Eres menor de edad: aunque los menores pueden tener cuentas bancarias gestionadas por sus padres, no se les pueden conceder tarjetas de crédito como normal general. Así que si es tu caso, lamentamos decirte que hasta que tengas 18, será difícil que puedas contar con este medio de pago.
  4. No tienes un trabajo estable: en los análisis de riesgo no solamente se tiene en cuenta cuánto ganas, sino también cómo lo ganas. Si por lo general vas saltando de trabajo en trabajo, puede que te encuentres con un problema importante, ya que a los bancos les gusta más la estabilidad, aunque se gane menos. Es por eso que en el informe de riesgo puede calificársete con un perfil negativo y por lo tanto, denegarte la solicitud de tarjeta de crédito.
  5. Tienes otras deudas, o te han incluido en un listado de morosos: tanto si tienes deudas públicas a las que los bancos puedan tener acceso, como si alguna entidad privada te ha incluido en un listado de morosos, lo más probable es que hasta que las canceles, el banco no tenga en cuenta tu solicitud de tarjeta de crédito. Así que si necesitas ese dinero de plástico y deseas tenerlo, no te quedará otra que poner en práctica este consejo y deshacerte primero de éstas.
  6. Llevas poco tiempo en la entidad: por lo general, ser cliente desde hace tiempo ayuda a conseguir ciertos productos bancarios. Y las tarjetas de crédito son uno de esos productos. El banco puede después de una temporada sacar conclusiones acerca de tu comportamiento, del dinero que manejas y de tus hábitos de consumo. De ese modo, tiene muchos datos de tu perfil como cliente y puede con ellos valorar el riesgo de otorgarte una tarjeta de crédito. En este caso, no se puede hacer nada, porque cambiar de entidad puede que sea todavía peor.
  7. Tienes demasiado crédito ya concedido: los bancos tienen acceso a las bases de datos de otros bancos. Aunque tengas una sola tarjeta o préstamo, ellos valorarán a éste dentro de tus ingresos y gastos totales sacando conclusiones. Y si los gastos son elevados para hacer frente a ellos, o al menos existe la duda por los ingresos que generas, es muy probable que la solicitud que hiciste de tarjeta de crédito venga denegada. En este caso, no queda más que pagar los que ya se tienen, o buscar el modo de aumentar dichos ingresos.

¿Crees que en tu caso te han denegado tu tarjeta de crédito por alguna de estas razones, o entrarían en juego otras?

Imagen: Lablascovegmenu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...