Préstamos preconcedidos: ¿de qué manera pueden beneficiarte?

¿Te ha llegado una publicidad en la que se te ofrecen préstamos preconcedidos? Hoy te explicamos cómo funcionan este tipo de productos bancarios y cuándo debes apostar por ellos.

prestamos bancarios

Puede que alguna vez una entidad bancaria de la que ya eres cliente te haya sorprendido con una carta, con un mail o con una notificación en la propia oficina para ofrecerte un préstamo sin que tu lo hayas solicitado. Es cierto que cada vez es una táctica menos frecuente después de los años del crédito fácil, pero se sigue dando. Es lo que se conoce como préstamos preconcedidos, y aunque a muchos no le parecen una opción interesantes, hoy queremos explicarte de qué va todo esto, sí son realmente útiles y si hay algo que tengas que comparar antes de decir un sí.

Un préstamo preconcedido no se diferencia en nada de un préstamo normal. Es decir, tendrás que revisar todas las condiciones que te proponen para asegurarte que es la opción de financiación más económica a la que puedes optar en el mercado actual. De hecho, la diferencia va a estar en el tiempo que se tarda en llevar a cabo su formalización y en el importe. En los créditos preconcedidos por las entidades bancarias son ellas mismas las que fijan el importe total (aunque éste pueda ser negociado al acudir a ella), y además, las que adelantan el proceso al dar el ok previo a la tramitación de la documentación necesaria.

Préstamos preconcedidos: lo que debes saber sobre ellos

¿Por qué te han enviado a ti un préstamo preconcedido? En realidad, las propias entidades son las que fijan sus criterios para enviar una documentación de este tipo a uno u otro cliente. En todo caso, no es nada que deba preocuparte sino más bien todo lo contrario. Si una entidad está dispuesta, más en los tiempos que corren, a proponerte financiación sin que se lo pidas, debes tener un buen expediente bancario y financiero. Te aseguro que los bancos de hoy en día dan crédito a cuentagotas y se lo piensan dos veces antes de enviar este tipo de información. A menos que se hayan equivocado de puerta, puedes quedarte realmente tranquilo con este tema.

Ahora bien, ¿te conviene contratar un préstamo preconcedido? Sí y depende. Te conviene si eres de los que necesita un préstamo rápido. A diferencia de los créditos tradicionales, este tipo de préstamos se tramitan a gran velocidad y pueden compararse con los que ofrecen muchas empresas online que otorgan el dinero de forma muy rápida. Entonces, ¿de qué depende? Que te corra prisa y que en ese sentido el préstamo preconcedido sea una buena opción no implica que sea la mejor. Hay que revisar las comisiones que te solicitan y el tipo de interés. Puede que haya mejores ofertas en el mercado, pero que al compararlas con la relación tiempo-coste te siga interesando. Pero también puede que no.

Lo importante es no dar por hecho que si el banco te envía un préstamo preconcedido va a ofrecerte lo mejor de su catálogo o lo mejor del mercado. Simplemente te hace una oferta de los productos que tiene porque supone que tú le responderás bien. Pero eso en sí mismo no significa que no haya otros que puedan hacerte una propuesta aún mejor. En ese sentido creo que te vendría muy bien echar un vistazo a las cuestiones importantes antes de contratar un préstamo y a las mejores ofertas disponibles en el mercado actual.

La entidad de toda la vida

Precisamente hablando del tema de préstamos preconcedidos me gustaría destacar que aquellos que son nuevos clientes y no tienen un gran expediente bancario también pueden recibir este tipo de productos. De hecho, tanto los listados de morosos como de impagos son accesibles desde las entidades bancarias y suelen consultarlos antes de hacerte la propuesta que tú recibes. En ese sentido, nada impide que pese a que no sea la entidad de toda la vida, no te ofrezcan la financiación que necesitas. Por otro lado, no siempre las entidades con las que llevas años son las que mejor te tratan. Es más, parte de la revolución y la guerra que se traen los bancos ha sido provocada por la fuga de clientes cansados de lo mismo en busca de servicios novedosos en los que sentirse satisfechos. Ahora los bancos ya no son una entidad a la que serle fiel, hay simplemente buscar el sol que más caliente y que más convenga en cada momento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...