Precios máximos de venta en los locales turísticos de Grecia

Los locales griegos que se encuentren en zonas muy transitadas deberán acogerse a una normativa que limita el precio máximo de venta al público. ¿Nos hemos vuelto locos?

precio maximo

La crisis financiera que está actualmente viviendo Grecia es de esas en las que los diarios apenas están prestando atención porque no interesa demostrar las consecuencias que incluso organismos internacionales como el FMI han puesto sobre la mesa. En Europa las cosas no se han hecho bien, y el país heleno es un buen ejemplo de cómo las políticas de austeridad aplicadas a los ciudadanos pueden terminar por pasar facturas que cuesta mucho pagar. Sin embargo, precisamente porque apenas se hace referencia directa a lo que está pasando nos encontramos con una noticia que creo interesante sacar a la luz junto con su correspondiente reflexión. ¿Sabías que en Grecia el Estado ha proclamado precios máximos para los servicios turísticos que se encuentran en lugares clave?

En realidad, el control de precios no es propio de una economía que se dice capitalista y que además, se supone que se encuentra en Europa. No creo que la Unión Europea viese con buenos ojos que cualquiera de los países que la conforman impusiese a sus empresas y comerciantes un tope máximo de precios a cobrar. Se supone que es la propia competencia, y la oferta y la demanda los que regulan el mercado. Entonces, ¿por qué nadie está prestando atención a este hecho curioso que ocurre en Europa? En realidad hay varias explicaciones.

Todos los locales comerciales y servicios turísticos que se encuentren dentro de lugares considerados claves para el turismo, como por ejemplo monumentos, parques y zonas de visita deben adaptar sus precios a la normativa que indica un precio máximo a cobrar al cliente final. El que no lo haga puede ser sancionado en virtud de la nueva ley.

Grecia: el país de los imposibles

  1. El incremento del IVA: lo primero que se debe tener en cuenta es que Grecia ha aumentado sus tipos impositivos aplicados al sector turismo (al que afecta la normativa) como única fórmula para desatascar el nuevo rescate. Una subida de 10 puntos porcentuales en momentos en los cuales el turismo está bajo mínimos y el país ha perdido un 25% de su PIB no parece ser una opción muy recomendable desde el punto de vista económico. Por esa razón, Europa calla ante la nueva normativa que impone un precio máximo a determinados locales.
  2. El temor a una inflación camuflada: la inflación, desde que tenemos el euro es algo que está controlado por Europa. Los países ya no pueden devaluar sus monedas y eso les convierte en muy estables económicamente, pero, al mismo tiempo, que se disparen los impuestos mientras bajan los salarios hace que el poder adquisitivo se desmorone. Por lo tanto, hay precios que antes eran comunes y que ahora son inalcanzables para la mayor parte de la población. La normativa recientemente creada en Grecia pretende luchar -a la desesperada a mi parecer- contra este fenómeno.
  3. La situación que se escapa de las manos: la población griega está cabreada. No lo han ocultado nunca, pero quizás menos en los últimos meses. Ver precios abusivos que se escapan de sus manos y que probablemente sean imposibles de pagar con sus miserables salarios puede hacer encender pequeñas chispas que acaben en candelas letales. Evitar que ese cabreo salga y se convierta en una llama que encienda las protestas es otra de las prioridades de un gobierno que parece haberse quedado sin razones que explicar. Pero, también de una Unión Europea que no encuentra el modo de explicar el fracaso.

La Unión Europea no está en condiciones de exigir que se cumplan condiciones de libre mercado, y al mismo tiempo imponer recortes y obligar a subir los tipos impositivos de uno de los pocos sectores que parecía mantener en pie a Grecia. No parece que las cosas vayan a ir mucho mejor en los próximos años, y sobre todo, no parece que las soluciones vayan a llegar sin más a Grecia. Habrá que esperar a ver si las razones que explicamos anteriormente logran contener a una sociedad que ya está harta, y que tiene muchas razones para estarlo; o si, por el contrario,  Grecia vive su propia revolución demostrándole a Europa que las cosas se pueden hacer de otra manera. Por lo de pronto, el FMI ya ha solicitado una quita de su deuda. Y poco se puede decir acerca de la parcialidad con Grecia del FMI. La cosa promete ir para largo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...