¿Por qué los prestamos al 0% de interés pueden resultar caros?

Es sin duda absurdo, pero la realidad es que algunos de los préstamos que se ofrecen al 0% de interés pueden resultar realmente abusivos y no son ni mucho menos los más económicos.

credito

En un momento en el que el consumo, aunque sea por pura tradición aumenta por las Navidades, y que los sueldos y el paro siguen siendo los que son, muchas familias se plantean recurrir a préstamos para lograr la liquidez que necesitan en este período. La realidad es que la oferta es realmente variada, pero no en todos los casos es tan transparente como debería. Mientras las entidades tradicionales mantienen el grifo del crédito aún cerrado, son muchas las entidades alternativas que se han dispuesto a captar este boom por el dinero rápido.

No es la primera vez que el tema lo tratamos en nuestro blog A Fin de Mes. Sin embargo, tras la aparición de muchos anuncios y publicidades que proponen préstamos al 0% de interés, y lo suculenta que puede resultar la oferta en estas fechas, creo que es un momento óptimo para referirnos de manera específica a ellos y analizar hasta qué punto resultan ser o no una buena opción. Como siempre, en el mundo de las finanzas no es oro todo lo que reluce y hoy vamos a intentar sacarte de dudas.

Prestamos al 0% de interés que no son gratis

Como casi siempre que hablamos de créditos y préstamos, el valor del TAE es lo que va a marcar la diferencia. En nuestro blog ya te hemos explicado cómo funciona, y en caso de que todavía tengas dudas te invito a repasar el anterior artículo en el enlace que te hemos dejado. El TAE ayuda a poner todos los préstamos en un cuadro comparable para el usuario ya que no solo recoge el tipo de interés que el banco o entidad aplica, sino que también hace referencia a los gastos que suponen las comisiones.

Generalmente, los préstamos que se venden al 0% de interés tienen comisiones fijas y obligan a contratar seguros de impago que tienen un alto coste. Esto implica que aunque por el concepto de intereses el usuario efectivamente no paga nada, sí debe hacerlo por todos los demás gastos y, por lo tanto, pueden tener un coste bastante superior al que parecía que ofrecían en su anuncio de publicidad. Así, si te ofrecen 1000 euros a un 5% de interés, acabarás pagando en un año 1050 euros por él. Mientras tanto, un banco que te lo ofrece al 0%, pero calcula una comisión del 3% de apertura, y obliga a suscribir un seguro por valor de 100 euros, estaría cobrándote por la misma operación 1130 euros en un año. ¿Has visto como no siempre resulta lo que parece más barato lo mejor?

Los micropréstamos al 0%

Otra de las alternativas que se han puesto muy de moda en el mercado son aquellas que tienen que ver con los micropréstamos. Se trata de cantidades realmente pequeñas de dinero que se devuelven en plazos muy cortos y que pretenden solucionar un problema cotidiano de las familias. Las entidades que las comercializan las ofrecen en formatos rápidos y generalmente online, y en ese sentido son realmente atractivas.

Anteriormente, casi todo lo que implicaba préstamo online resultaba ser muy caro. En el caso de algunas de las ofertas de estos micropréstamos, sí que es verdad que no existe ningún tipo de interés ni de comisión. Pero, ¿dónde está la trampa? Podríamos decir que no la hay como tal. El primer préstamo que ofrecen lo suelen conceder en este tipo de condiciones para captar clientes, y de ese modo, hacer que los que pagan bien vuelvan a recurrir a ellos en futuras ocasiones pagando intereses, aunque en unas condiciones de mercado aceptables.

¿Y qué pasa con los que no pagan? Es precisamente en la letra pequeña donde pueden aparecer más vistosas las comisiones asociadas a este tipo de producto. Resultan realmente elevadas para penalizar a un cliente que no cumple con sus obligaciones. Aún pese al bajo coste que tienen, este tipo de empresas cuenta con abogados y no dudan en colocarte en el registro de morosos. En ese sentido, pueden resultar completamente contraproducentes. Si se duda, es mejor optar por otras fuentes de crédito, apostar por ellas puede implicar endeudarse por mucho más de lo planteado inicialmente y, por lo tanto, buscarse más problemas de los que realmente existían.

Está claro que el mercado de los préstamos ha ido mutando para adecuarse a las actuales necesidades, y que, aún pese a las buenas prácticas a las que se someten las entidades, siguen existiendo problemas graves con respecto a la transparencia que tienen con el consumidor. Pero si el consumidor es cada vez más consciente de ellos, algo que desde aquí siempre pretendemos, será mucho más difícil que caigamos en un juego que nos perjudica. ¿No te parece?

Foto: Tashatuvango

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...