¿Por qué gastas más de lo que debes?

Muchas veces tendemos a gastar más de lo que debemos, algo que hacemos sin darnos cuenta. Generalmente, eso se debe a no planificar correctamente el presupuesto y a la influencia del entorno

Gastar más de lo que debes

Cuando nos proponemos ahorrar, inicialmente lo vemos todo de una forma muy fácil. Hacemos un presupuesto a ojo y pensamos que vamos a poder ahorrar mucho dinero a fin de mes sin apenas esfuerzo.

Eso sí, al final acabamos gastando mucho más dinero del que deberíamos gastar, haciéndolo sin darnos cuenta. En el caso de que no sepas por qué pasa esto, hoy vas a ver por qué ocurre.

Razones por las cuales gastas más de lo que debes

En primer lugar, si gastas más de lo que debes es porque no tienes control sobre lo que gastas. Generalmente, tiendes a subestimar gastos pequeños y no controlas lo que gastas, haciendo pequeños gastos que acaban siendo enormes a lo largo del tiempo. Esto se conoce como gasto hormiga y es realmente peligroso.

Para evitarlo, lo mejor es anotar en una hoja de cálculo todos los gastos realizados mensualmente. Ahí te vas a dar cuenta de que quizá estés gastando mucho dinero en refrescos, chicles, bares y en otras cosas que no parecían demasiado caras.

Una vez que sepas los gastos que tienes, es hora de priorizar y establecer presupuestos y objetivos de ahorro. Determina cuales son tus gastos fijos, tus ingresos y trata de reducir gastos en las cosas menos importantes.

Por ejemplo, si ganas 1000 euros y tienes 600 de gastos fijos, puedes reducir gastos en los 400 restantes de gastos variables. Si antes gastabas 200 euros en comida, 100 en caprichos y 100 en bares, podrías gastar 150 en comida eliminando precocinados y reducir el gasto en caprichos y bares a la mitad. Al final, conseguirás 150 euros de ahorro.

Otra razón por la cual gastas mucho es por la influencia de los demás. Tener una vida social activa es divertido, pero quizá acabes gastando demasiado dinero en planes con los amigos. En su lugar, trata de hacer planes más baratos y de tener amistades que también compartan tus objetivos de ahorro.

Finalmente, trata de llegar a un acuerdo con tu familia para ahorrar. Si estás casado o tienes hijos, todos debéis remar hacia al mismo sitio para ahorrar. Trata de hablar con ellos y llegar a un punto de acuerdo para elaborar un buen presupuesto, fijándolo según las prioridades financieras de todos.

En otras ocasiones, puede que no estés gastando mucho, sino ganando poco. Si te ocurre esto, debes dejar de procrastinar y usar esas horas sobrantes en algún pequeño trabajo a tiempo parcial. Por ejemplo, 2 horas diarias de Facebook se pueden convertir en 2 horas diarias de pasear perros o dar clases particulares, las cuales te pueden dar 400 euros mensuales de beneficios si lo haces de lunes a viernes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...