Pedir un crédito siempre el último recurso

Los préstamos están para urgencias o pagos importantes, nunca para productos o acciones que no son imprescindibles, por lo tanto, mejor hacer uso de ellos cuando sea una extrema necesidad.

creditos

Realmente antes del estallido de la crisis los créditos se dispararon para cualquier tipo de compra, era lo que se llevaba, pagar a plazos, pedir créditos incluso para unas vacaciones, y así sucesivamente. Sin embargo ahora la situación ha cambiado y los bancos para dar un crédito casi tenemos que hacer una instancia o declaración jurada de que realmente lo necesitamos para algo urgente. Aún así, siempre puede haber personas que por tener una buena situación laboral (nóminas fijas, trabajos estables) siguen funcionando con los créditos de consumo y así aligerar los pagos.

Aún así, a la hora de pedir un crédito siempre que sea para algo importante. Matriculas del cole, averías del coche, algún tratamiento médico, pero nunca o al menos se aconseja que no sea para incrementar los bienes de consumo porque nunca se sabe qué pasará mañana pero sí se sabe que es un endeudamiento más. Realmente aunque es difícil que el banco suelte los créditos de consumo a la ligera, siempre tienen paquetes de ofertas para determinado uso. La compra de un coche, arreglos en el hogar, estudios… Al no ser que sea necesario, mejor no entrar en esas secciones.


Si aún así estás dispuesto en un momento dado pedir un crédito, tener en cuenta que, un préstamo puede ser, a la larga, un problema y producir un incremento en el nivel de endeudamiento de sus titulares, al no ser que se tenga muy claro que se solicita en casa de mucha necesidad. Realmente el banco presta dinero que después hay que devolver en un plazo más o menos razonable, las demoras se penalizan, y aplican un interés que puede oscilar entre el 6% y 12%. Tampoco se puede pedir un crédito para cubrir o simplificar más créditos, porque entonces formaríamos una bola de la cual con el tiempo nos pillaríamos los dedos.

Por lo tanto hoy en día a la hora de pedir un crédito mejor pensarlo dos veces antes de acudir a la oficina bancaria, al no ser que sea algo de fuerza mayor.

Imagen | rufino_uribe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...