Pagos con tarjeta: España por debajo de la media

Las diferencias en el uso del dinero de plástico son bastante notables. En este caso, España se sitúa por debajo de la media, y los bancos pretenden incentivar el uso de las tarjetas en nuestro país.

tarjetas

Probablemente para muchos españoles, las nuevas cuentas sin comisiones que llevan asociadas tarjetas de débito y de crédito sean un genial instrumento para poder realizar compras, ahorrar dinero con los descuentos asociados a ellas, y también para ahorrar tiempo en sus pagos. Sin embargo, no parece que de momento España lidere los ránkings de uso del dinero de plástico, más bien nos quedamos muy por debajo de la media europea, algo que preocupa bastante, ya que se han hecho importantes esfuerzos para permitir las compras y los pagos por medios electrónicos.

Nuestro país registra un uso semanal de la tarjeta. Es decir, anualmente la pasamos por algún tipo de lector para hacer compras o retiradas de efectivo unas 52 veces. Eso queda muy por debajo de las 71 veces al año que tienen de media los países de la Unión Europea, y por poner algún ejemplo vecino, nos quedan a años luz de los 111 registros anuales que hacen los vecinos portugueses, unos de los que más uso dan dentro de toda la UE al dinero de plástico.

Además de estar por debajo en la media de veces que utilizamos las tarjetas de débito y crédito, lo estamos en los importes que manejamos. De hecho, la media anual europea alcanza los 4055 euros, mientras que la española se queda en los 2200 euros al año. Todo esto podría explicarse sin complicaciones por la recesión, la crisis y la falta de liquidez que viven los hogares. Sin embargo, con el caso Portugal como ejemplo, en el que tampoco van demasiado bien las cosas, nos damos cuenta de que otros factores han debido entrar en la explicación.

La nueva normativa SEPA espera implantar un sistema común para todos los países miembros de pagos con tarjetas, con lo que es importante detectar estas irregularidades. El problema español se debe a usos tradicionales, a la crisis, pero también a la nula posibilidad de utilizar estos medios de pago en pequeños comercios y sobre todo en el sector del ocio, que todavía no apuesta por este tipo de dinero de plástico en las consumiciones en pubs y bares de forma mayoritaria. Teniendo en cuenta el nivel de turismo con el que contamos, si se produjese un cambio en ese sentido, de seguro que estaríamos mucho más cerca de alcanzar la media europea. Al menos en cuanto a número de transacciones anuales con tarjetas de débito o crédito.

Vía: Cinco Días

Imagen: stevendepolo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...