Montate tu oficina con renting

renting

Todos los que pensamos en emprender un negocio siempre tenemos el mismo problema, el alto coste de los elementos que deberemos comprar para ponerlo en marcha. Una buena solución para empezar con un negocio sin disponer de excesivo capital es el renting.

El renting es un arrendamiento simple que generalmente no ofrece dentro del contrato opción de compra al cliente. ¿En qué nos puede beneficiar el renting?

En primer lugar, con la nueva normativa contable que recientemente entró en vigor, los gastos por renting se consideran gastos deducibles (es decir, contabilizan como un gasto de cara a hacienda). Por ello, si no disponemos de capital, es muy buena opción empezar alquilando lo que necesitemos. Actualmente se pueden alquilar desde ordenadores y mesas hasta las plantas de un despacho.

En segundo lugar, en el precio de renting, suele venir incluido el mantenimiento y la asistencia sobre los productos que alquilamos. También se trata de una buena opción si necesitamos renovar nuestros equipos informáticos cada poco tiempo, ya que no tendremos que estar pagando cada poco tiempo una gran suma por un ordenador que se pueda quedar obsoleto rápidamente.

Por último, la gran pega del renting es que al alquilar el producto, no puedes contarlo como uno de los activos de tu empresa. A pesar de ello, es una gran opción (y en muchas ocasiones, muy económica) para poner una idea empresarial en marcha.

Fuente | El economista
Foto | mkosut

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...