Minijobs para los jóvenes: más vale un precario que un parado

La palabra minijobs vuelve a cobrar fuerza en los empleos para jóvenes y es para la patronal y muchas empresas la única vía aceptable para crear empleos.

minijobs

Lo cierto es que fueron muy famosos hace un par de años. Los minijobs podrían ser la solución al desempleo juvenil decían sus defensores. Pero pronto se encontraron con la presión de los sindicatos, e imagino alguna traba más por el camino, probablemente en forma de votos que les impidió ponerlos en práctica como era de esperar. Sin embargo, patronal y grandes empresas continúan abogando por el tema como única salida a la crisis de paro que vivimos en España. Aunque supongo que es ya una definición común, se entiende por minijob un trabajo en el que la jornada es reducida y el salario también lo es para la media que se cobra.

Lo cierto es que el término llega desde Alemania, país al que no hace mucho la OCDE le dio un tirón de orejas precisamente por el hecho de que el trabajo precario está creciendo. En tierras germanas, los minijobs sirven de complemento a jubilados con pensiones bajas, y a estudiantes o recién licenciados para sufragar los gastos de estudio, o adquirir experiencia fuera. Sin embargo, el planteamiento en España podría entenderse como general. Y vistas algunas declaraciones que hemos visto por parte de entes oficiales, respecto al tema de los «parados sin oficio» o «parados que no sirven para nada», tampoco es de extrañar la idea.

En realidad, lo que dicen los defensores desde la vía empresarial de estos minijobs para jóvenes es que es preferible un empleado precario a un desempleado. Y con esa ley, que podríamos defender todos con lo de más vale poco que nada en un momento en el que el paro está desbocado, se aplica lo del todo vale. Suponer que los jóvenes que salen de sus carreras tengan que cobrar solo a razón de la edad menos del salario mínimo, que todos sabemos no alcanza para vivir; plantear como solución a una generación sin futuro, ganar en un trabajo lo justo para poder simplemente disponer de una cuenta bancaria, porque para independizarse o pagar gastos personales no da; creo que no es una solución. De hecho, me da la impresión de que agrava el problema.

¿Qué van a hacer todos esos jóvenes con sus vidas? ¿Cuál es la estabilidad que les espera? ¿Dónde se supone deben vivir? ¿De qué? ¿Qué pasará con la jubilación? ¿Y con la natalidad? Desde luego, no son problemas menores. Pero parece que por el momento, los minijobs serían la solución…. En fin. Creo que hay quién no piensa mucho antes de abrir la boca.

Vía: Cinco Días

Imagen:  illustir

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...