Los 3 impuestos que pagas al vender una casa -entre ellos la famosa plusvalía-

Los 3 impuestos que se pagan al vender una casa son el IRPF sobre los beneficios obtenidos al venderla, la parte proporcional del IBI anual de los meses que hayas sido propietario y la plusvalía municipal según la revalorización del terreno o la vivienda

Impuestos vender casas

Si tienes una casa en propiedad, es posible que te hayas planteado venderla alguna vez. Esta venta te puede dar un montón de dinero en efectivo, perfecto para invertir en nuevos proyectos o para comprar otra vivienda.

Eso sí, no todo lo que sacas por vender una casa son beneficios. Hay que pagar su parte al Estado, el cual reclama nada más y nada menos que 3 impuestos. Es importante conocerlos para no infringir ninguna ley y evitar multas y recargos.

3 impuestos que pagas al vender una casa

El estado te cobra 3 impuestos para vender una casa. Se trata del IRPF o el impuesto sobre la renta de las personas físicas, el IBI o impuesto sobre bienes inmuebles y el IIVTNU o Plusvalía municipal, conocido como el impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana. Vamos a verlos con más detalle uno por uno, ya que cada uno tiene sus particularidades.

Impuesto sobre la renta de las personas físicas o IRPF

El IRPF es un impuesto que se paga todos los años a raíz de los ingresos que has obtenido. Si has vendido una casa, tienes que incluirlo en la declaración de la renta y pagar según la ganancia patrimonial que has obtenido, es decir, el beneficio obtenido.

Para calcular el beneficio, hay que restar el valor de adquisición al valor de transmisión de la vivienda. La parte de IRPF a pagar se calculará según el beneficio que hayas obtenido en la operación

El valor de transmisión es lo que hemos recibido al vender la casa, un importe que se obtiene restando gastos, comisiones y otros impuestos a lo que nos han pagado por ella.

Por otro lado, el valor de adquisición es el dinero que tú has pagado por comprar la vivienda. A este valor hay que sumarle los impuestos, los gastos a la hora de comprar y también el coste de las reformas que hayas hecho para mejorar la casa.

En algunos casos, hay excepciones del IRPF a este impuesto:

  • Mayores de 65 años.
  • Entrega de la vivienda como dación a pago.
  • Si es vivienda habitual y todo el dinero se ha reinvertido en una nueva vivienda habitual. Si se reinvierte solo una parte, se pagará IRPF solamente por la parte no invertida.

IBI

El impuesto sobre bienes inmuebles es un impuesto municipal. Se paga todos los años al ayuntamiento por ser propietario de la vivienda, el cual se paga al principio del año.

Eso sí, si compras la casa, lo normal es que te toque pagar la parte proporcional de IBI durante el tiempo que hayas sido propietario, pagando el resto el que era el propietario en ese momento. Por ejemplo, si la has comprado a principios de abril, pagarás 9 meses de IBI y el antiguo propietario pagará 3.

En algunos casos, este importe se incluye directamente sobre la venta de la vivienda, dependiendo de lo que hayan pactado el comprador y el vendedor.

Plusvalía municipal

El impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana o plusvalía municipal es un impuesto que pagan los que venden la vivienda. Se paga según la ganancia obtenida por la revalorización del suelo sobre el que está construida esa vivienda.

Antiguamente, se calculaba solamente sobre el valor catastral del terreno, calculando el impuesto con unos coeficientes cambiantes según los años que habían pasado desde la compra hasta la venta de la vivienda. En la actualidad, existen dos formas de calcular su impuesto después de una modificación reciente de Hacienda, pudiendo elegir el que más convenga al vendedor:

  • Valor catastral del terreno en el momento de vender: a este valor se le aplican coeficientes que se actualizan cada año, los cuales reflejan la evolución del mercado. En algunas ocasiones, los ayuntamientos rebajan el valor catastral del terreno hasta un 15% para calcular la plusvalía, con el objetivo de acercarse a la realidad del mercado inmobiliario.
  • Plusvalía real entre el valor de la compra y de la venta: restando el valor de la venta con el de la compra, se obtiene una base imponible a la cual se le aplica un impuesto fijado por el municipio. En este caso, siempre será inferior al 30%. Este suele ser el método más conveniente para el vendedor.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...