Las personas discapacitadas se encuentran con una brecha aún mayor cuando quieren emprender

Las personas con algún tipo de discapacidad pueden encontrarse con algunos obstáculos si desean emprender. Aquí dos historias.

¿Qué tan difícil es emprender para las personas con discapacidad?

Todo comienzo es difícil. Iniciar un proyecto siempre supone retos y obstáculos que se deben superar para conseguir lo que tanto se anhela. Sin embargo, esto se multiplica si se trata de un individuo con alguna discapacidad.

Las estadísticas en nuestro país revelan que tres de cada cuatro personas con discapacidad se encuentran desempleadas. Lo que vislumbra un panorama complicado y desfavorecedor. Sin embargo, hay quienes no se dejan decaer por esta situación e intentan superarse y revertir esta situación.

Emprendedores con discapacidad

De acuerdo con la ABC, Antonio Tejada, quien padece de síndrome de Poland, pensó que por esta rara condición tendría más oportunidades de conseguir empleo ya que podría ayudar a los empresarios a obtener mayores beneficios fiscales. Pero se encontró con una realidad diferente.

No obstante, Tejada no se opacó y decidió apostar por el emprendimiento y la preparación personal. Actualmente lleva las riendas de La Asociación Española de Emprendedores con Discapacidad, donde ha sido mentor de aproximadamente 4 mil personas que desean lograr la autonomía financiera con un proyecto personal.

‘’Es cierto que hemos abierto el camino a la superación personal y cada día tenemos más ambiciones. Sin embargo, la oferta del mercado no es justa para la capacitación de nuestra comunidad’’, comenta Tejada.

Él ha ayudado a 350 personas a consolidar sus negocios. Estos emprendimientos han generado por lo menos 1.100 empleos directos e indirectos.

Naturalmente, iniciar una empresa o un emprendimiento trae consigo diversas dificultades. Para las personas con discapacidad estas trabas son las mismas y se les suma la complicación de conseguir financiamiento y el asesoramiento pertinente.

El activista comenta que la brecha entre un emprendedor y un empleado con discapacidad es discordante. Si una persona con discapacidad es contratada por un patrono, este tendrá beneficios fiscales importantes, pero si el patrono es discapacitado solo tendrá un 50% de descuento en los seguros de autónomos.

La comunidad, dice, busca una inclusión justa y natural dentro de la sociedad laboral. Donde existan micro, pequeñas y medianas empresas manejadas por personas con discapacidad y que eso no genere asombro o particularidad.

Un vino, por favor

Pau Torres y Gina Córdova son una pareja como cualquier otra que disfrutaba su vida de forma plena con su hija Montse. No obstante, a Pau le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica. Se determinó que tenía un 81% de discapacidad y su movilidad iba ser limitada.

A pesar de esta situación, Pau asumió su enfermedad de manera positiva y con el apoyo de su familia y de diversas instituciones logró emprender un sueño personal: Ilusión+, una compañía de vinos.

Con la preparación y asesoría necesaria, la familia logró sacar adelante el negocio. Dentro de la variedad de vinos que comercializan, tienen una selección de vinos solidarios con la que destinan la mitad del dinero recaudado a fundaciones que ayudan a las personas con discapacidad. Ellos estiman que han aportado unos 14 mil euros en donaciones directas y 64 mil euros en donaciones indirectas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...