Las 5 grandes diferencias entre invertir y jugar en un casino

Aunque tengan en común el dinero y la adrenalina, invertir en bolsa y jugar en casinos tienen marcadas diferencias que se revelan en tan sólo 5 puntos

5 puntos vitales para saber las diferencias entre invertir en bolsa y jugar en casinos

Gran cantidad de personas, por ignorancia, se imaginan que el serio asunto de invertir en bolsa es muy similar a jugar en un casino, pero por mucho que se hable de dinero, de ganancias o pérdidas en los dos casos, son asuntos con diferencias bastantes pronunciadas que hay que tener en cuenta para no confundir un “juego de azar” con la inversión profesional en los mercados financieros.

Con sólo ver el significado de cada palabra se empiezan a notar las particularidades de cada una y la distancia que existe entre una cosa y otra. Para definir “invertir” el diccionario refiere: “poner dinero para uso, compra o gasto en un activo que ofrezca retornos, especialmente intereses o ingresos”, mientras que al revisar juego nos remite a la idea de “jugar un juego de azar a través de apuestas” y se añade que “se apuesta o se arriesga dinero o cualquier elemento de valor con el afán de ganar una apuesta”.

Aunque, hay algunas semejanzas entre ambas prácticas como cierta expectativa y emoción en cuanto a la posibilidad de ganar dinero, la verdad es que poseen grandes diferencias y en un cuadro comparativo sin lugar a dudas la inversión profesional es la mejor opción para obtener una retribución por la inversión realizada, aunque no se debe pensar que se tratará de una acción a muy corto plazo, sino de una manera de hacer rentables los ahorros o algún dinero acumulado.

La ciencia de invertir

Existe una marcada creencia que se inclina en asegurar que la inversión tiene tanto de azar como lo tiene el juego pero es otra la verdad. Para invertir se debe conocer este arte, algunos lo toman como una ciencia, mientras que jugar al casino es, básicamente, cuestión de azar. Aunque al apostar sí se pueda valer de algunas probabilidades y de estrategias, éstas se estiman poco confiables y bastantes endebles. A continuación se detallan algunas de las distinciones.

  • La información económica

Cuando se apuesta en un casino, el destino del dinero lo decidirá el azar y escasamente se puede guiar el juego con algunos parámetros como tendencias, probabilidades o estadísticas, sin embargo, se pueden aplicar en algunos momentos concretos, pero no está comprobado que funcione realmente.

Esto es contrario al acto de invertir en bolsa profesionalmente que siempre se hace en busca de un retorno y se apoya en datos verídicos. Para ello se hace necesario un trabajo de investigación para ejecutar acciones en función de la información económica real que se adquiere. Se dice que en el momento de tomar una decisión de inversión determinada ésta tiene detrás una labor previa de información y documentación sobre el sector o empresa donde se piensa invertir. En este sentido, si se invertirá en una empresa, principalmente hay que estudiar aspectos de ella como su negocio, el estado de sus cuentas, su historial bursátil, etc.

  • Los dividendos

En las inversiones siempre está previsto un retorno y a la hora de invertir en empresas, es decir, en la renta variable a cada inversionista se le garantiza un pago a quien invierte que se denomina dividendo. Esto no es otra cosa que el aporte que reparte una compañía a sus accionistas producto de las ganancias que ha obtenido y es una manifestación de confianza que emite la firma para con sus inversionistas.

Ahora, si se observa lo que puede ofrecer el casino en este escenario no se encuentra algo parecido, quien acceda al juego irá sin garantías de que pueda siquiera recuperar algo de dinero puesto.

  • El peligro de confiar en la racha

La buena racha es peligrosa. Si se logra ganar varias veces en el casino, el jugador se llena de una confianza que lo hace subir su apuesta en cada oportunidad, lo que llega a ser contraproducente, porque así también puede tener una racha perdedora que afectará a nivel emocional al individuo.

También en la bolsa se han dado casos donde el inversionista vive una experiencia negativa, pero son muy poco frecuentes porque la mayoría de los inversores poseen datos fidedignos para dar sus pasos y tomar decisiones que le garanticen mayor rentabilidad.

  • Invertir es ser paciente

Mientras que en el casino se busca conseguir dinero rápidamente, aunque sin garantías, a la bolsa se debe ir con un espíritu más paciente. Allí, para sacar provecho de lo invertido no hay que plantearse logros en un plazo corto, pero si existe una posibilidad real de tener rentabilidad a largo plazo.

  • Cubrir pérdidas

También, a la hora de invertir dentro de la bolsa los inversores se valen de mecanismos para cubrir posibles pérdidas, por ejemplo, a través de los activos de cobertura, que son operaciones para anular o reducir el riesgo de un activo o pasivo financiero; o también, con frecuencia, diversifican su cartera. Por otra parte, en el casino el riego es total y la experiencia dice que la máquina va a ganar siempre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...