La inflación continúa en tasas negativas en España

Pese a la negativa del gobierno de estar al borde de lo conocido como deflación, la inflación continúa en tasas negativas en España con un resultado del -0,5% en el mes de agosto.

inflacion

Mucho se ha hablado del tema de la deflación. Lo cierto es que es uno de los conceptos más graves que puede afectar a una economía. Y en el caso de España estamos muy cerca de pasar por ella. Es más, para algunos expertos ya nos encontramos dentro de esa definición. Pero precisamente porque no es una buena señal, aunque pueda tener en un primer momento connotaciones positivas para los usuarios y consumidores, acaba por meter al país en un círculo vicioso del que resulta muy complicado salir.

Sin embargo, aunque se procura desde la esfera pública no tratar demasiado el tema, para en principio no alertar a inversores y mercados, y sobre todo, para que todo ello no influya en el resultado de unas elecciones que están a la vuelta de la esquina, parece claro que tapar el sol con un dedo no va a resolver el problema, y los últimos datos que se han publicado desde el INE, nos indican que estamos sumidos en varios trimestres consecutivos de una inflación bajo mínimos, estancada o con resultados negativos. El último de los meses contabilizados, el de agosto, arroja un dato del -0,5% en el IPC.

Hay que recordar que el IPC solo tiene en cuenta ciertos productos y servicios en el mercado con lo que quizás las cosas sean todavía peores de lo que nos lo parecen por las cifras oficiales. Los precios caen porque la demanda y el consumo interno están por los suelos, y lo están porque el dinero no llega. En parte por el gigantesco desempleo que acumulamos; en parte, porque muchos de los que tienen trabajo no ganan lo suficiente como para poder vivir, lo que les convierte en un segmento de la población que tiene que recortarse de casi todo, tal y como ya advirtieron muchas ONG´s.

La pobreza se está apoderando poco a poco de España y el hecho de que los comerciantes tengan que reducir al mínimo sus beneficios para poder vender, no es una buena señal del mercado. Si no se vende como para cubrir gastos y obtener beneficios, se cierra. Y si se cierra se genera más paro. Por otro lado, el consumidor se plantea que si las cosas son más baratas hoy, puede que mañana aún bajen más y que quién puede consumir, quizás deba dejarlo para más adelante, esperando esa mejor oportunidad. Y de ese círculo, al cual parece ya hemos accedido, es muy complicado salir.

Imagen: Eneas De Troya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...