La colaboración como ventaja en el mundo de las pymes y autónomos

Aunque la economía colaborativa está muy de moda en el mundo de los particulares, no tantos conocen la colaboración entre autónomos y pymes y las ventajas que resultan de ella.

colaboracion

Continuamente se está hablando de economía colaborativa como el presente del consumo y el futuro de éste. Lo cierto es que el número de páginas webs, de proyectos y de apps relacionadas con esta nueva fórmula de obtener productos y servicios va en aumento, y si le sumamos a las propias las que tienen que ver con la segunda mano entre particulares, la oferta resulta realmente asombrosa. Sin embargo, la colaboración entre personas no es algo nuevo, ni algo que quede reservado al mundo de los particulares. Aunque se habla mucho menos, hoy queremos llevarlo al sector de pymes y autónomos, las cuales también pueden sacar muchos beneficios apostando por este modelo.

En realidad, como pyme o autónomo hay muchas opciones para beneficiarse de la economía colaborativa, ya que se puede llevar a cabo mediante modelos de negocio relacionados con las relaciones con el cliente, o con las relaciones con otros negocios. Es decir, esa colaboración se le puede ofrecer directamente a los particulares, o se puede buscar el apoyo de otros profesionales y empresas para mejorar los productos y servicios que se ofrecen a los consumidores finales.

Negocios de economía colaborativa

La primera de las opciones mediante la cual autónomos y pymes pueden sacar provecho de esta propuesta es precisamente la que tiene que ver con presentarse como opción en este sector. Es decir, abrir negocios, o expandir los que ya se tienen apostando por el modelo. Permitir que el espacio se convierta en un lugar de intercambio de productos, apostar por la compra-venta de segunda mano, o proponerse como intermediario entre colaboraciones de los propios usuarios es solo una de las posibilidades que existen. Teniendo en cuenta que el sector en sí mismo está en pleno auge, y no parece que la mejoría económica vaya a cambiar el panorama, es una muy buena idea empezar a pensar en ese sentido.

Eso sí, está claro que no será el primer autónomo o pyme que lo piense, y es por eso que hay que estudiar las posibilidades de éxito que se tienen porque podría ser que la actual competencia ya tenga saturado dicho nicho en la zona en la que se pretende establecer éste. Salvo esto, que es en todo caso algo lógico que se hace también antes de iniciar una actividad tradicional, la apuesta por sacar provecho de la economía colaborativa se sigue demostrando realmente rentable.

Colaborar para mejorar ante el cliente

Sin embargo, lanzarse como un nuevo negocio o reinterpretar la filosofía que se tiene propia para apoyarse en la economía colaborativa es otra de las posibilidades que se ofrecen a autónomos y pymes. Aunque de forma habitual vemos a la competencia como el enemigo al que hay que tumbar, está demostrado que la asociación trae mayores ventajas a todos. Aunque antes del nacimiento de estas nuevas fórmulas ya veíamos ejemplos en actos convocados por varias tiendas a la vez en un mismo lugar, o por espectáculos y sorteos que se pagaban entre varios negocios en principio del mismo ramo, nos referimos a ir todavía más allá.

Un buen ejemplo es el de hacer pedidos conjuntos. Si los negocios de un mismo sitio, que necesitan las mismas cosas, son capaces de ponerse de acuerdo entre ellos, tendrían más fuerza frente a los distribuidores que además podrían bajar los precios y mejorar otras condiciones al ver que el importe de los pedidos -por ser de varios a la vez- aumenta de forma considerable. Aunque habitualmente no entendamos esto como economía colaborativa, porque ya hemos dejado el término para utilizarlo de forma exclusiva para los particulares, sí que lo es, y puede ser muy útil para solventar la crisis, y también para mejorar el rendimiento de las actividades una vez ésta pase.

Yo particularmente creo que todavía queda mucho por ver en el mundo de la economía colaborativa, y así como los particulares empiezan a perderle el miedo inicial por tratarse de un concepto muy diferente para adquirir productos y servicios, probablemente en los próximos años veamos como más empresas y autónomos se animan a seguir su ejemplo. Pese a que todavía muchos se niegan a aliarse con la colaboración para mejorar sus actividades, e incluso son ellos mismos quiénes critican este modelo, el auge y la buena acogida que tienen en la sociedad hará que aquellos más reacios terminen por cambiar de idea ¿Tú cómo lo ves? ¿Crees que las empresas se aprovecharán de este fenómeno de consumo?

Imagen: IES MANUEL GARCÍA

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...