¿Qué impuestos debes pagar al contratar un depósito bancario?

Los impuestos que debes pagar cuando accedes a depósitos bancarios no son siempre conocidos, y en este caso, queremos explicarte cómo funcionan.

Income tax

Seguramente muchos de nuestros lectores vayan a comenzar el año ahorrando dinero, y eso supone que hay que pensar en los impuestos que se pagan a la hora de contratar servicios bancarios con los que rentabilizar nuestro capital. Sobre todo ahora, que la reforma fiscal que ha ya entrado en vigor hoy mismo introduce cambios importantes, es fundamental conocer la normativa para estar al tanto del pago que nos corresponde ingresar en concepto de fiscalidad. Precisamente de ello queremos hablarte hoy a fondo, sobre todo haciendo hincapié en el que es uno de los productos estrella para los españoles: los depósitos.

Hay que tener en cuenta que en la actualidad, debido al bajo interés que tiene el dinero, no nos encontramos precisamente con una gran mejoría a la hora de obtener beneficios con estos productos, pero desde luego, son un valor seguro en el sentido de que nos aseguran la totalidad del capital invertido y que en muchos casos, como en las cuentas de ahorro que promocionan algunas entidades, no obligan a mantener el dinero ligado a la cuenta durante determinados períodos lo que supone ser muy positivo a la hora de conseguir liquidez en momentos puntuales sin renunciar a los intereses.

Pero, ¿cuánto debemos pagar en impuestos cuándo tenemos contratado un depósito? En este sentido hay varios conceptos que hay que entender. El primero de ellos está relacionado con la fiscalidad del producto. El cliente solamente paga impuestos por el dinero que obtiene como beneficios de dichos depósitos. Es decir, que un determinado depósito con x capital y con intereses y, pagará un porcentaje solamente de la cantidad y. Esos porcentajes, como vas a comprobar a continuación, varían en función del rendimiento obtenido y el año en el que se retiren, ya que la reforma fiscal ha llegado con cambios al respecto del ahorro.

Porcentajes de impuestos del ahorro en la reforma fiscal

Ganancias obtenidas en los depósitos 2014 2015 2016
De 0 a 6.000 € 21 % 20 % 19 %
De 6.000 a 24.000 € 25 % 22 % 21 %
De 24.000 a 50.000 € 27 % 22 % 21 %
Mayor que 50.000 € 27 % 24 % 23 %

En la tabla anterior puedes comprobar cómo ha cambiado la fiscalidad de los depósitos y podrás descubrir que en los próximos años todos los impuestos bajarán, pero que lo harán en mayor medida aquellos asociados con unos rendimientos o beneficios por depósito más modestos. Esto en todo caso es algo siempre positivo, ya que significa que pagaremos menos impuestos por ellos.

Las retenciones a cuenta

Pero la tabla anterior te indica lo que vas a pagar cuando hagas la declaración de la renta. Sin embargo, el gobierno, para asegurarse ese pago hace que tengas que hacer lo que se llaman retenciones. En el caso particular que nos ocupa, es decir, en lo relativo a los depósitos bancarios, es el banco el que se encarga de retenerte la cantidad de dinero concreta a la hora de retirar tanto el capital como los intereses obtenidos durante un período concreto. Pese a que ha bajado la fiscalidad aplicada en renta, no lo ha hecho la retención que se debe aplicar que se mantiene en el 21%. Eso supone que a muchos contribuyentes les saldrá una parte a devolver en su declaración, pero que al mismo tiempo no notarán el ahorro que supuestamente suponía la reforma fiscal al retirar sus depósitos.

Los depósitos en especie

Otro punto importante a tener en cuenta a la hora de contratar depósitos y entender la fiscalidad de dicho producto es precisamente el que está relacionado con los depósitos en especie. Cuando hablamos de ellos nos referimos a objetos o regalos que nos ofrecen por cumplir unas condiciones haciendo un aporte de capital a una cuenta depósito por un determinado número de meses. Aunque la entidad no te está dando dinero en efectivo, ese regalo que te ofrecen sí está sometido al pago de impuestos. De hecho, hay que calcular su valor y hacer una retención sobre éste del 21%, la cual deberás abonar directamente y que luego has de reflejar en renta para estar al tanto con todo lo que tienes que mostrarles en Hacienda. Dependiendo de tu situación personal y demás rentas, esa cantidad puede devolvérsete o puede sumar al pago que tengas que hacer.

Como has visto, aunque toda esta letra pequeña que te hemos explicado hoy sobre los depósitos en A Fin de Mes no se nos explique la mayoría de las veces en los bancos a la hora de contratar sus servicios, sí que es cierto que supone una ventaja conocerla de antemano, ya que nos ahorrará muchos rompederos de cabeza y nos ayudará a comprender mejor cómo se nos escapa el dinero en los impuestos a los que estamos obligados a pagar.

Imagen: Alan Cleaver

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...