¿En qué debo gastar un ingreso inesperado?

Si llega un ingreso inesperado, no deberías gastártelo en caprichos. En su lugar, lo mejor es usarlo de forma inteligente. Puedes cubrir tus deudas, invertir el dinero, usarlo para formarte y ya después de todo darte un pequeño capricho

Gastar ingreso inesperado

Cuando se hace un plan de ahorros, generalmente se tiene en cuenta unos ingresos y unos gastos concretos. Aunque los gastos extraordinarios son habituales y hay que prevenirlos, a veces puede pasar algo mucho menos habitual.

Se trata de los ingresos inesperados, ya sea por el trabajo, por una herencia o por un premio de lotería. Cuando esos ingresos aparecen, nadie se lo espera, así que es normal preguntarse qué hacer con ese dinero.

Esto es lo que debes hacer con un ingreso inesperado

Cuando las personas consiguen un ingreso inesperado, la primera reacción es la de gastárselo todo en caprichos. Eso no es una gran idea, ya que luego viene el arrepentimiento, especialmente cuando se necesita el dinero después.

En su lugar, el dinero se puede usar para otras cosas. Para saber en qué usar, es imprescindible conocer cuál es tu situación financiera, algo que incluye tus deudas, tus ahorros y también tus objetivos.

Si tienes alguna deuda con un interés alto, el ingreso inesperado te puede servir para adelantar cuotas y ahorrar dinero en intereses. En cambio, si no tienes ningún ahorro, lo mejor es dejar ese dinero guardado como colchón de emergencia.

En el caso de que no tengas deudas y tengas suficiente dinero ahorrado (al menos que cubra 9 meses de gastos), deberías ir pensando en una inversión. Eso sí, eso no significa invertir a lo loco, ya que antes debes conocer el mercado. También dependerá de la cantidad de dinero que hayas obtenido.

Si tienes mucho dinero podrías optar por comprar una vivienda o por comprar acciones para obtener rentas por dividendos. En el caso de que tengas menos, puedes pensar en otro tipo de inversión menos costosa o incluso montar un pequeño negocio. Por ejemplo, si sabes de informática, podrías comprar ordenadores baratos y luego venderlos con ese dinero.

Otra buena idea es gastar ese dinero en ti mismo. Eso no significa gastárselo en fiesta, sino usarlo para una formación o para capacitarte en algo que puedas necesitar. Una buena formación te ayudará a destacar sobre el resto y a mejorar en tu trabajo y tu vida personal, algo que sin duda repercutirá en más ingresos en el futuro.

Finalmente, si ya has cubierto todas tus deudas, tienes un colchón de ahorros y has invertido en formación o en inversiones de otro tipo, ya puedes darte un pequeño capricho. Utiliza solo una pequeña cantidad de ese dinero extra para disfrutarlo, aunque siempre con moderación y sin pasarse.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...