Imprevistos no mensuales que no podemos dejar de pagar

El más difícil todavía es pagar religiosamente todos los meses las letras que tenemos y encima que nos lleguen imprevistos que hay que pagar sí o sí.

pagos

Si ya de por si es difícil llegar a fin de mes con todos los gastos que tenemos al mes, de esos que son insalvables, es el más difícil todavía esas cuotas que si bien no son mensuales nos llegan como imprevistos o se cumplen los plazos en el peor momento posible para nuestra economía doméstica. Aún así, hay que pagarlas para no acarrear consecuencias mayores que nos suponen más intereses y algún que otro disgusto.

Puede suceder que una de estas te topes con una multa de tráfico. Realmente si tienes la culpa, lo mejor es págala mediante el pronto pago puesto que supone una reducción del 50% de ella. Ya que si no la pagas pasado el plazo determinado, hay que asumir el pago al completo más los consiguientes recargos. Algo que se puede incluso duplicar en su valor inicial. Al no ser que esté completamente seguro de que la infracción no es válida, paga.


Cuando miramos el dinero al máximo y los pagos del mes, siempre se nos cumple el seguro del coche en el mes más oportuno. Es otro pago que no podemos eludir, no tener al día el seguro del coche puede suponer una multa de 600 a 3.000 euros. Si no lo puedes pagar, busca opciones más baratas o lo mejor es que dejes el coche en casa y te vayas a trabajar en el autobús. En ese aspecto mejor no arriesgar.

Todos o casi todos los ciudadanos pagamos impuestos, y si tienes una casa en propiedad, el conocido IBI (Impuesto de Bienes e Inmuebles) si tampoco lo pagas al día y tras pasado el plazo, la vuelta es un recargo del 20%, más los intereses de demora. Aún así, hay ayuntamientos que dan la opción de fraccionarlo, porque si bien es un pago que no es mensual, si es un pago prioritario cuando nos llega.

Imagen | certo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...