¿Qué hacer con el dinero ahorrado si tienes hipoteca?

Si has conseguido ahorrar con hipoteca, puedes invertir ese dinero, pero también puedes amortizar la hipoteca. Lo que vayas a hacer depende de tus circunstancias personales y la rentabilidad a sacar

Dinero ahorrado hipoteca

Aunque parezca que no, ahorrar teniendo una hipoteca es posible. De hecho, en algunos sitios es incluso fácil, ya que el precio de la mensualidad es muy inferior a lo que pagarías de alquiler, algo que hace que algunos tengan un buen dinero ahorrado.

Eso sí, después de ahorrar la gran pregunta es qué hacer con el dinero. En realidad, hay varias opciones y todas ellas muy interesantes, así que merece la pena conocerlas a fondo.

Opciones para invertir el dinero ahorrado con hipoteca

Generalmente, hay varias opciones para «mover» el dinero ahorrado teniendo hipoteca. Puedes invertir el dinero o amortizar la hipoteca, reduciendo la cuota y/o el plazo a pagar mes a mes.

La primera opción es la inversión, la cual te permitirá obtener una rentabilidad. Para saber si es bueno invertir o no, comprueba la rentabilidad de la operación y compárala con el coste que te ahorrarías al amortizar la hipoteca. Generalmente, si obtienes más rendimiento invirtiendo el dinero que amortizando, es mejor invertir.

Eso sí, hay que tener en cuenta también el riesgo. Por norma general, las inversiones de alta rentabilidad suelen tener alto riesgo. Eso sí, debido a los bajos intereses de las hipotecas actuales, es fácil que muchas inversiones superen el interés.

Sin embargo, no todas las hipotecas son iguales. Hay personas que tienen hipotecas de antes de 2013, las cuales permiten desgravarse los gastos en la declaración de la renta. Si eres de esos, quizá te venga mejor seguir endeudado para tener algunos beneficios fiscales. De todos modos, ten en cuenta el interés de la hipoteca, ya que un interés demasiado alto podría hacer que la amortización fuera una buena idea.

Si vas a amortizar, también ten en cuenta las comisiones por amortizaciones, las cuales pueden ser bastante altas. Si son bajas, puedes amortizar para reducir los años a pagar, bajando así el interés total que le pagarás al banco. Por otro lado, también puedes reducir la cuota, mejorando así tu capacidad de ahorro y llegando más fácilmente a fin de mes (siempre que no haya desgravaciones).

En este caso, depende de cada persona y sus necesidades. Algunas prefieren amortizar y no tener deudas, además de tener unas condiciones que les permiten ahorrar. En cambio, otras prefieren sacar rentabilidad a ese dinero y no les preocupa tener una deuda. Por norma general, se buscará el equilibrio entre tranquilidad, capacidad de ahorro y rendimiento del dinero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...