¿Por qué una casa debería ser para ti una buena inversión?

Hace años, tener casa en propiedad era el sueño de cualquiera. Tras la crisis, las hipotecas se han convertido más en una manera de invertir dinero. ¿Es el ladrillo una buena inversión?

hipoteca

Hubo un tiempo en el que los españoles tenían claro -al menos en su mayoría- que tener una vivienda propia era una prioridad. Lo cierto es que el boom de ladrillo y la posterior crisis que hubo con éste hicieron cambiar de mentalidad a muchos. Sin embargo, no debemos demonizar el mercado inmobiliario, sino más bien las fórmulas que utilizaron los bancos para conceder créditos a destajo sabiendo que estaban financiando una gran burbuja que hacía que los precios de pisos y casas se disparara año a año. Dicho esto, ¿siguen siendo las casas una buena inversión?

La respuesta es un sí rotundo. Sin embargo, hay que tener en cuenta lo que significa una inversión. Cuando hablamos de una vivienda en propiedad como un sueño, no estamos hablando propiamente de una inversión. Puede que tener una casa propia, al menos con los ingresos disponibles, implique más gastos que vivir de alquiler. Así, por ejemplo, quizás hay que estar en las afueras duplicando el gasto destinado al transporte; o quizás tienes que renunciar a servicios que tenías en el piso de alquiler y que ahora te salen mucho más caros. A ello habrá que sumarle la cuota de la Comunidad que es en muchos casos un buen pico al mes con el que no todos los compradores cuentan a la hora de hacer la inversión.

Invertir en una propiedad quiere decir destinar un dinero para que se revalorice en ella. Y muy probablemente se revalorice si eres capaz de pagarlo sin complicaciones y le sacas rendimientos con un alquiler. Muchos de los programas de TV destinados a la decoración del hogar muestran como en Estados Unidos es realmente habitual esta práctica. Alguien se compra una casa para vivir en ella y arregla el sótano para obtener rendimientos, o bien, alguien decide comprar una vivienda solo por el mero hecho de invertir el dinero en el ladrillo. Es cierto que las leyes americanas poco tienen que ver con las nuestras porque por aquellas tierras ya que allí existe la dación en pago directa con la entrega de la propiedad y los impuestos no son tan elevados, pero aún pese a ello, la inversión en vivienda a su modo suele dar buenos frutos y es a ella a la que hacemos referencia.

Ventajas de invertir en una vivienda

Cuando un ciudadano tiene un dinero que quiere invertir pretende sacar la máxima rentabilidad en el mínimo plazo de tiempo. Considerando que los depósitos en España se encuentran en una remuneración mínima, que la bolsa está sufriendo importantes complicaciones por las turbulencias del mercado internacional y que, muchos fondos de inversión no logran la rentabilidad esperada de sus clientes, el ladrillo vuelve a brillar. A esto hay que sumarle que los precios de muchas viviendas en España han caído a su nivel histórico y por lo tanto, es un buen momento para comprarlas. Eso sí, la financiación no está como en tiempos pasados con lo que conviene tener buena parte del capital a mano. Aún pese a este segundo aspecto hay que recordar que la guerra bancaria también ha llevado a abaratar las hipotecas a su mínimo nivel histórico.

  1. Las viviendas no van a perder su valor si se destinan al alquiler. A diferencia del inversor que pretende obtener ventaja de comprar y vender, el alquiler es una inversión más segura que mantiene la propiedad. Además, aunque existen retenciones, no se aplican los impuestos más polémicos como el de sucesiones que hacen que la inversión pierda valor.
  2. El alquiler de la vivienda comprada supone un ingreso mensual: en muchas otras inversiones los resultados se recogen pasado más tiempo. Y en algunos casos, para retirarlos de manera prematura hay que perder dinero en comisiones bancarias o en liquidaciones de contrato anticipado.
  3. El riesgo en el caso del alquiler es menor: para conseguir una alta rentabilidad en otros productos hay que arriesgar el capital. En el caso de la compra de viviendas lo que se puede arriesgar con el alquiler es el no cobro de la mensualidad por impago del inquilino. Por suerte, las leyes están ayudando a que estas situaciones se resuelvan de forma más rápida para el propietario lo que ha incentivado a muchos a invertir en vivienda.

Si estás decidido a invertir en vivienda, teniendo en cuenta que el mercado está todavía bajo mínimos pero subiendo, te recomiendo que como en cualquier otra compra compares bien las opciones que tienes. Y que lo hagas a través de los pisos propiedad de los bancos, pero también de los que disponen las inmobiliarias y particulares. Aunque se suele pensar que ya los bancos tienen lo mejor del mercado, no siempre es así ni por calidad ni por precio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...