Financiación para mujeres emprendedoras

Emprender está de moda, y es por eso que nos encontramos con diferentes alternativas en el mercado que permiten poner en marcha un negocio a colectivos como las mujeres.

emprender

El emprender está de moda. Es un hecho. Y aunque parece que la tendencia a hablar continuamente de ello se ha pasado un poco en el mundo político, en muchos otros ámbitos se sigue poniendo de manifiesto que lo que necesitamos son emprendedores. Y por si nos parecían pocas las iniciativas que aparecían legadas al mundo del emprendimiento sin más, ahora vemos varias opciones dirigidas a colectivos concretos, como en el caso de las mujeres. Hoy en A Fin de Mes te contamos todo lo que tienes que saber sobre ellas.

Préstamos y líneas de crédito

Préstamos al 4% de Enisa: aunque se trata de un organismo público poco conocido, las facilidades que otorga hacen posible que muchas mujeres con un proyecto de negocio ya consolidado, o con uno en mente puedan obtener parte de la financiación necesaria para lograr sus objetivos. Este programa ofrece préstamos a mujeres cuyos negocios aún no hayan visto la luz, o a aquellos que tengan una máxima antigüedad de 3 años, ampliable en ciertos casos a 5, y que sean viables. No hace falta colocar avales personales, lo que supone una ventaja en cuanto a los riesgos que se deben asumir por el emprendedor. El límite máximo de dinero que se puede solicitar a través de esta entidad es de 25.000 euros.

Microbank: se trata de micropréstamos con un bajo interés dirigidos en una de sus líneas particularmente a mujeres. La cuantía máxima que pueden alcanzar es de 25.000 euros, y no pueden superar el 95% del coste total del proyecto. A cambio, se obtiene un interés del 8,25% con un plazo de financiación del pago de hasta 5 años. Además, si se desea empezar sin gastos, se puede recurrir a la opción de seis meses de carencia que ofrece esta entidad.

Por su parte, la  Fundación Internacional de la Mujer Emprendedora, ofrece un préstamo solo para mujeres emprendedoras a las que les ofrece la oportunidad de conseguir también un máximo de 25.000 euros para sus proyectos. En este caso, el interés se eleva al 12%, pero no hay ningún tipo de gasto ni comisión, ni siquiera los asociados a amortización anticipada más que frecuentes en casi todos los tipos de préstamos bancarios.

Como opción final, las mujeres emprendedoras también pueden acudir a las ya famosas líneas ICO. Se trata de préstamos pensados para pequeñas y medianas empresas, así como para autónomos que permite financiar los gastos por inicio de actividad, por reformas e intentos de mejora, así como por la liquidez que necesitan algunos negocios en la actualidad. En este caso se puede acudir siendo hombre o mujer, ya que no hay una línea específica definida. El importe total del préstamo que se puede conceder varía según el destino que se le vaya a dar, y puede rondar entre el 3,60% y el 7,60% también dependiendo de la modalidad seleccionada.

Como ves, las opciones de financiación para mujeres emprendedoras son muchas, pero no lo son tanto los apoyos de cara a enseñarte a emprender. Sin embargo, con un panorama de paro como el actual, puede que a más de uno le resulte interesante pensar en crearse su propio futuro laboral, siendo su propio jefe, y sobre todo, pudiendo disfrutar de opciones de conciliación y mejora de la vida familiar que sería muy difícil obtener desde otro punto de vista.

Emprender como mujer

Las líneas de crédito específicas para que las mujeres se lancen a emprender están relacionadas con la necesidad de apostar por una sociedad igualitaria, por una sociedad que dé idénticos derechos a unos y a otros. Sin embargo, tienen también mucho que ver con la conciliación familiar, ya que para muchas mujeres, que son quienes se encargan de sus hijos, ésta resulta una verdadera misión imposible de llevar a cabo. Y aunque bien se podrían buscar métodos alternativos, como funcionan en otros países, los recortes y el paro tampoco ayudan a generar el ambiente necesario para que estos aparezcan.

No todos podemos ser emprendedores

Aunque pareciera que es mucho más sencillo que nunca poder emprender nuestro propio negocio, cabe destacar que no todo el mundo puede y tiene los conocimientos para emprender. De hecho, es necesario tener una base sólida, conocimientos de economía y finanzas, y sobre todo, poder contar con el asesoramiento de alguien que entienda de todas estas cosas para no dar pasos en falso. Luego también hay que destacar la actitud de cada cual. De hecho, se necesitan muchas ganas, mucho tiempo y mucho esfuerzo. Los comienzos jamás fueron fáciles y menos en esto.

Imagen: Impact Hub

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...