Estos son los efectos de la inflación en la economía de los consumidores

La inflación consiste en la subida generalizada de precios. Este fenómeno afecta al consumidor porque hace que los ahorros pierdan valor, pudiendo hacerle perder poder adquisitivo si su sueldo no sube. Además, afecta positivamente a los que tienen deudas

Efectos inflación consumidores

Aunque no estábamos acostumbrados, estamos en una situación donde la inflación es algo normal. Se trata de un enemigo invisible del ahorro, el cual puede afectarnos más de los que nos podríamos pensar.

La inflación tiene muchos efectos en la economía de los consumidores, muchas veces apareciendo sin darnos cuenta. ¿Cuáles son esos efectos? Vamos a verlos más a fondo en el día de hoy.

Los efectos de la inflación

Vamos a profundizar un poco sobre la inflación, explicando lo que es, por qué aparece, en qué te afecta como consumidor y cómo puedes luchar contra ella de una forma eficaz.

¿Qué es la inflación?

La inflación es un aumento de los precios generalizado de los bienes de consumo. En España el indicador de inflación es el IPC, el cual mide el precio de varios productos de la cesta de la compra.

En la actualidad, la inflación ronda el 7%, una cifra que no se veía en unos 30 años en nuestro país. Eso significa que los precios han subido de media un 7% o lo que es lo mismo, el dinero en circulación vale un 7% menos.

Causas

La inflación no tiene una causa única. La más común es el aumento del dinero en circulación por políticas de estímulo. En este caso, la inflación está causada por la pandemia, ya que fomentó políticas de estímulo bastante fuertes, emitiendo mucho dinero. Al haber más dinero en circulación y no haber aumentado la riqueza real, los precios suben.

Eso sí, no es la única causa. También puede producirse por un aumento de costes empresariales, los cuales repercutirán el precio en los consumidores. Esto puede deberse al incremento de los impuestos por parte del estado, a incrementos salariales y a subidas de precios de las materias primas. Por ejemplo, el conflicto actual con Ucrania ha provocado subidas de algunos alimentos que se exportaban de allí.

La inflación suele ser común en la mayoría de economías, pero suele ser un fenómeno controlado. Es más, los salarios se suelen subir de acuerdo al IPC para evitar consecuencias que veremos después. El problema es cuando ocurre un aumento repentino y no previsto. 

¿En qué me afecta?

La inflación es un parámetro macroeconómico, pero afecta mucho a los consumidores. El primer efecto es el de la disminución del valor de los ahorros, es decir, que si el dinero está parado en el banco valdrá menos. De este modo, la inflación suele ser una mala noticia para los ahorradores demasiado conservadores.

Este efecto no es el más peligroso que tiene la inflación. El mayor es el riesgo de estanflación, el cual junta inflación con estancamiento económico. Esto ocurre cuando no se ha aumentado el salario de acuerdo a la subida del IPC, causando en una pérdida de poder adquisitivo.

Si eso ocurre, habrá más problemas para llegar a fin de mes, siendo equivalente a una bajada de salarios. Eso hará que baje la capacidad de ahorro, especialmente si suben precios de productos de primera necesidad.

Esto puede afectar a las familias, aumentando el riesgo de pobreza y disminuyendo la natalidad, pudiendo crear una reacción en cadena peligrosa que afecte al futuro del país, siendo el mejor ejemplo el sistema de pensiones.

Eso sí, la inflación a veces es positiva para algunas personas. Los mayores beneficiarios son los deudores, ya que seguirán teniendo la misma deuda a pesar de que ha bajado el valor del dinero. Es más, si la inflación viene acompañada de tipos de interés bajo para estimular la economía, podrían conseguir un interés hipotecario realmente bajo.

¿Cómo luchar contra ella?

Los Estados luchan contra la inflación de dos formas:

  • Subir tipos de interés: se busca disminuir la cantidad de préstamos y bajar la cantidad de dinero en circulación.
  • Emitir menos moneda: si se cortan las políticas de estímulos, se acaba con la devaluación del dinero.

Ambos casos deben hacerse con cautela, ya que podrían provocar una disminución de la inversión, estancamiento económico y obligar a políticas de austeridad por parte de los Estados.

En cuanto al consumidor, tiene cuatro formas de luchar contra la inflación en su terreno personal:

  • Invertir los ahorros: nunca deberías dejar los ahorros quietos y deberías invertirlos para compensar la inflación. Puedes invertir en bolsa, fondos indexados, bienes raíces u otras formas de inversión.
  • Disminuir los gastos: en tiempos de crisis, hay que disminuir los gastos superfluos y apretarse el cinturón.
  • Aprovechar los efectos positivos: si estás pensando en pedir una hipoteca o un préstamo, hazlo en tiempos de inflación para aprovecharte de sus ventajas.
  • Ganar más dinero: si una subida de salario no está contemplada en el convenio, trata de ganar más dinero por tu cuenta. Renegocia tu salario, cambia de trabajo o de profesión, haz horas extras o busca un trabajo de fin de semana para un extra.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...