Estos son los 4 trucos para seguir la dieta del ahorrador

La dieta del ahorrador es una tesis poco conocida y mucho más fácil de poner en práctica de lo que se piensa. Hoy te damos las claves para que la pongas en marcha.

ahorros

Probablemente cuando se habla de ahorrar dinero, todos los consejos que se puedan dar, son siempre pocos. En nuestro blog A Fin de Mes hemos hablado en muchas ocasiones de métodos con los que lograr tus objetivos  y también dado trucos para conseguir alcanzar lo que te propones mes a mes. Sin embargo, se está popularizando una idea que probablemente resulte de tu interés. Es la conocida como dieta del ahorro de la que te vamos a hablar hoy.

A diferencia de lo que puede parecer en un primer momento, la dieta del ahorro no tiene nada que ver con gastar menos en tu cocina, ni tampoco con evitar cualquier tentación que suponga gasto. Es mucho más sencillo de lo que realmente parece, y solo necesitarás de cuatro pasos para ponerla en marcha. Así que, tanto si estás dispuesto a conseguir el máximo ahorro, como si te pica la curiosidad, toma nota de lo que viene a continuación.

Cómo poner en marcha la dieta del ahorro

  1. Cambia uno de tus planes de gastos: la dieta del ahorro comienza por un cambio sustancial en tu vida. Por ejemplo, imagina que eres de los que siempre sales a tomarte una copa los viernes. ¿Has echado la cuenta de lo que realmente te supone este gasto? En lugar de eso, planifica otra actividad con tus amigos o conocidos y proponte ahorrar en grupo. Si no quieres hacerlo porque crees que no tendrá éxito, lo ideal es que cambies la bebida, apostando por ejemplo por un refresco o por una cerveza. Gastarás mucho menos y realmente lo notarás al final del mes. Una vez tengas claro cuál es el cambio que quieres hacer en tu dieta de ahorro, pasemos al segundo paso.
  2. Tómatelo con calma: empezar a ahorrar dinero no va a resultar en absoluto sencillo. Tienes que tener en cuenta que, sobre todo al principio, te va a costar trabajo mantener ese nuevo estilo de vida. Echarás de menos lo que hacías antes y te replantearás si realmente vale la pena. Yo creo que en realidad sí que te compensa, y en el fondo lo sabes, pero es algo que solo descubrirás a largo plazo. Así que, ¿estás preparado para pensar en el futuro?
  3. Apuesta por comprobar tu estado de ánimo: la calma que necesitas en el segundo paso de esta particular dieta del ahorro se consolida en el tercer paso. Puede que renunciar a esos gastos cambiándolos por nuevas rutinas en las que se te vaya menos dinero no te haga sentir demasiado bien al principio. Es por eso que tener control sobre tu estado de ánimo te ayudará a conseguir lo que buscas más fácilmente. Así que, apuesta por concienciarte de que debería compensarte y cambiar el chip para disfrutar de lo que estás haciendo.
  4. Crea un nuevo estilo de vida: aunque leer hasta aquí te haya parecido realmente fácil, lo complejo de la dieta del ahorro es llegar hasta este punto en la práctica. Si lo has hecho durante varios meses, habrás logrado que se convierta en un hábito. Y si es un hábito, sí que habrás conseguido que el ahorro forme parte de tu vida. Ahora solo te quedará disfrutar de recoger los frutos. ¿Estás preparado para ello?

Como ves, no es demasiado complejo de entender esta dieta del ahorro. Sin embargo, sí que es verdad que de la teoría a la práctica hay diferencias sustanciales. Por eso te digo que lo mejor es apostar por ir poco a poco, centrando tus objetivos a largo plazo y teniendo claro en tu mente que de verdad va a compensar ahorrar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...