Errores en la Declaración de la Renta 2014 ¿Quién tiene la culpa y cómo se solucionan?

Si por la razón que sea has cometido un error en tu Declaración de la Renta 2014, como contribuyente siempre responderás ante ello, aunque te haya hecho el documento tu gestor. Te enseñamos a solucionarlos.

agencia tributaria

Estamos inmersos en plena campaña de la Declaración de la Renta 2014, y son muchas las dudas que tienen los contribuyentes que están actualmente con los borradores, con los datos fiscales, o enfrascados en el programa PADRE intentando sacar su informe final con el que poner fin al trámite con Hacienda. La verdad es que el tema, como todos los años, va llenando de conversaciones los ascensores, las paradas de autobús y otros lugares públicos. Y entre tantas conversaciones que se oyen, una de las que causa más polémica es la de cometer errores en los datos. Aunque en A Fin de Mes ya te hemos dado algunos consejos para poder evitar fallos en la declaración, en este caso queremos centrarnos en los responsables de esos errores y en solucionarlos.

Los errores de la Declaración de la Renta 2014, así como aquellos que pueden producirse al confirmar el borrador son responsabilidad del contribuyente. Es decir, si un contribuyente confirma por error datos que no eran correctos, datos que había que complementar, o datos falsos, deberá responder a Hacienda como culpable ante ellos. Lo mismo es en caso de que contrates a un gestor para que presente por ti la Declaración de la Renta. Cabe recordar que en realidad la responsabilidad no pasa a éste por rellenarte el formulario, sino que sigue siendo tuya.

La verdad es que la idea no gusta mucho en la calle, porque el razonamiento de pagarle a alguien para que nos haga la Declaración de la Renta se basa en que no se tienen los conocimientos necesarios para hacerlo por si mismo. Y si no se tienen estos conocimientos ¿cómo se puede saber si el gestor lo ha hecho bien o mal? Ciertamente, quizás hubiera que cambiar ciertas cosas en la ley para evitar este tipo de condenas que dejarían al contribuyente literalmente desnudo ante la Agencia Tributaria. En todo caso, suponiendo que alguien se equivoque aposta para hacerte tener problemas con Hacienda (suponemos que ningún gestor quiere quedarse con esa mala fama, por lo que serán supuestos aislados), podrías interponer una demanda. Eso sí, dinero que necesitas para defenderte. ¡Siempre dinero!

Cómo subsanar errores en la Declaración de la Renta 2014

Cuando cometes un error, dependiendo de las fases en las que se encuentre el proceso, son varias las cosas que podrás hacer. Si todavía la Declaración se encuentra en plazo, bastará con que rellenes una declaración complementaria. Esto es un impreso genérico que tiene Hacienda en el que se permite subsanar errores o problemas de modelos ya presentados, dejando constancia de estos. En principio, esto no tiene coste alguno para ti, y si está en plazo, Hacienda entenderá que hay buena voluntad y no se incumple ningún requisito como para no aceptarlo y evitarte cualquier tipo de multa, sanción o intereses.

Cuando los plazos de Hacienda están cerrados, las declaraciones complementarias siguen siendo un método válido para subsanar errores, pero en ese caso, sí que se te aplicarán sanciones. Estas dependerán del tiempo que haya pasado, de la gravedad del hecho y de la voluntad que el ente haya considerado que tienes para con él y como contribuyente. Está claro que no es muy positivo saber que presentando un documento nuevo, por haberte equivocado en su momento te van a multar, pero es mejor que la tercera de las opciones, la cual sí tiene recargos mucho más altos.

Si el error que has cometido en la Declaración de la Renta 2014 no lo subsanas, ni antes de que se termine el plazo ni después de éste, Hacienda puede abrirte un procedimiento en los cinco años siguientes a la presentación de la declaración. Este es el plazo legal actual para que prescriban los posibles delitos por faltas a la Hacienda Pública y el fraude fiscal. Este caso es el peor de todos, y Hacienda puede imponerte graves sanciones porque habrás evitado varios trámites obligatorios. El de presentar la Renta debidamente cumplimentada en plazo, el de subsanar errores que te corresponden y todo lo que signifique la pérdida económica que la Agencia Tributaria ha sufrido debido a este problema.

Está claro que los errores en la Declaración de la Renta se pagan caros, y es mucho mejor revisar bien los borradores y los datos fiscales antes de darle al botón de enviar. Pero si aún así, nos equivocamos, más vale resolverlo cuanto antes para evitarnos problemas mayores.

Imagen: Javier Leiva

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...