El intento de llegar a fin de mes incrementa la economía sumergida

Hay infinidad de consejos que día a día van saliendo ya que las familias buscan constantemente medios para intentar llegar a fin de mes de algún modo. Casi siempre es de un modo que no se declara y con ello llega el debate de la economía sumergida. Sin embargo, también hay que comer y ello nos lleva a la desesperación de alquilar habitaciones, dar clases particulares e incluso tener trabajos bajo cuerda.

La intensa búsqueda del ingreso extra no es nada nuevo. Cada vez son más las familias que asoladas y acosadas con la crisis, los pagos, las subidas y un sinfín de historias que nos tienen con el cinturón sin lugar para hacer más agujeros, nos llevan a buscar extras y fórmulas para sobrevivir durante el mes.

En verano y durante el año cada vez es más habitual dar clases particulares si dominas alguna materia o eres una persona con carrera en paro. Dependiendo los conocimientos de cada persona puedes ofrecer tus servicios en alguna materia. Mayormente las puedes dar en tu propio domicilio y son unos euros extras que si bien ‘no lo declaras’ hoy en día no podemos considerarlo como fraude cuando, el fraude es lo que estamos viviendo en el país.

El alquilar habitaciones es otra de las opciones extras que permiten a muchas personas sobrevivir. Hablamos bien de personas que viven solas y alquilan una habitación a estudiantes o incluso trabajadores que tampoco se pueden permitir el lujo de tener un piso, o incluso personas que tienen una o dos habitaciones libres y deciden alquilarlas para ganarse un dinero extra y sin esfuerzo. Sí aquí también el debate está servido porque es economía que no se declara, pero es como todo… hay que ponerse en situación para poder juzgar si es legal o economía sumergida. El que las alquila le soluciona el mes y el inquilino se beneficia de un precio más reducido.

Después está en saber explotar esas habilidades que cada persona tenemos en particular y si bien nunca hemos ejercido podemos ofrecerla a cambio de unos euros. Si se te da bien arreglar ropa puedes coser, si te encanta la repostería puedes elaborar deliciosos postres y venderlos, si eres una manitas haciendo punto de cruz .. etc. Seguramente hay una larga lista de habilidades que tienes y que puedes explotarlas y con ello poder sobrevivir o al menos llegar a fin de mes.

¿Economía sumergida? Puede, pero las personas tienen que comer y vestir.

Imagen |  ArchiM

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...