El gasto público en pensiones crece más de un 3% durante el mes de marzo

El envejecimiento progresivo de la población hace que poco a poco necesitemos más dinero para cubrir las pensiones de los mayores, que este mes de marzo aumentan más de un 3%

pensiones

La crisis nos ha mostrado la cara más dura de la moneda, pero lo peor está por llegar. Entre hablar de paro y de corrupción, nos hemos olvidado de una de las cosas más importantes de cara al futuro de España, y también de buena parte de los países europeos, en los que la tendencia es idéntica. Nos quedamos sin jóvenes, la población envejece, y el terreno no está como para atraer a la inmigración. De hecho, los que se han marchado se cuentan a cientos, que sumados a los nacionales suman ya millones que viven fuera de España aún teniendo la nacionalidad. Así, las primeras consecuencias asoman la cabeza, y este mes de marzo parece haber batido récords en gasto en pensiones. Concretamente, las contributivas han alcanzado los 7.946,37 millones de euros en marzo, un 3,4% más que en el mismo período del año anterior.

Respecto a las de jubilación, que son las que indicarían precisamente esa tendencia de envejecimiento de la población, tenemos un incremento del 2,1%, por lo que se llevan la gran parte del presupuesto que hemos tenido que destinar de más. La caja de la Seguridad Social se vacía a este paso, y vemos como poco a poco no solo no tenemos con qué llenarla a día de hoy por la precaria situación del actual empleo, y por los muchos desempleados que sumamos en España, sino que puede que no tengamos cómo llenarla en el futuro. De hecho, eso es lo que realmente debería preocuparnos con las tasas de natalidad españolas y la edad de vida entre las más altas de todo el mundo.

Hay que decir que esta subida es ligeramente inferior a la tendencia que se había marcado desde el año pasado. Pero esto no se explica porque hayamos moderado la tasa de población activa o buscado soluciones a una población envejecida, sino que simplemente se ha reducido el gasto en pensiones, limitando su aumento en lugar de al IPC como venía siendo habitual, a un índice que se marcará de forma gradual según valores económicos asociados a las finanzas globales del país y al nivel de ingresos de la caja de la Seguridad Social. Aún pese a esto, no parece que se vaya a poner freno, y los afiliados a la seguridad social no solo no crecen a ese ritmo, sino que de momento, dejan un balance negativo. Así que tenemos un buen problema.

Vía: El País

Imagen: ANSESGOB

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...