Descuentos y el coste real

A veces los descuentos nos suelen salir caros si nos dejamos guiar por impulsos y sin pensar en la verdadera necesidad. Picar con los precios anzuelo, los falsos descuentos y no ser precavidos.

internet

Una primera recomendación es no picar con los precios anzuelo a la hora de hacer una compra muy barata. El anzuelo consiste en un producto que se quiere vender muy barato pero luego ganar el beneficio con los consumibles o accesorios. Esto lo podemos ver claramente con las cafeteras de cápsulas o las impresoras, en la que es mucho más caro comprar los cartuchos de tinta que la impresora. Pero también puede ocurrirnos con un coche, cuyo precio base puede llegar a subir un 50% con los extras no incluidos, y así sucesivamente.

Tampoco hay que dejarse llevar por los falsos descuentos. Para ello no te fijes en el precio de antes y después, sino en que ese precio incluya exactamente lo mismo que al principio que cuando te ofrecen el descuento. Porque si te rebajan unos euros, pero ahora ya no incluyen el transporte o los arreglos en el caso de la ropa, tal vez no te salga a cuenta como podrías pensar en un principio.

Suele pasar que cuando hacemos una compra por Internet nos encontremos con la sorpresa de que nos cobran los portes por cada unidad y no al conjunto. O puede suceder que nos acogemos a un descuento on-line por ser un ‘chollo’ pero después perdemos el ahorro en los gastos de envío. Por lo tanto hay que comprobar antes de guiarnos por una oferta, los gastos de envío que nos cobrarán y los portes, así como los gastos a la hora de hacer una devolución.

Imagen | mario_carvajal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...