Depósitos estructurados: cómo funcionan y sus riesgos

Los depósitos estructurados son un producto que comercializan los bancos y que se ha incrementado por la escasa rentabilidad de los habituales. Sin embargo, tienen riesgos importantes que analizamos hoy.

depositos estructurados

Es más que probable que en un momento en el que los depósitos a plazo fijo, y las cuentas con interés remunerado, se encuentran en su mínimo histórico de rentabilidad, los consumidores estén buscando nuevas alternativas que les permitan ganar algo con su dinero. De hecho, como hemos comentado en otras ocasiones, el interés por la inversión en Bolsa se ha disparado. Aunque lo más recomendable no sea lanzarse a la contratación de productos que no se conocen, menos aún sin ser consciente de los riesgos, lo cierto es que los depósitos estructurados empiezan a ganar adeptos. Por eso hoy queremos explicarte de qué se trata este producto.

Un depósito estructurado es un depósito como los habituales, pero en lugar de ofrecerte un tipo de interés fijo, lo hace variable. Su rentabilidad depende de la rentabilidad del mercado en el que invierte. Generalmente, utilizan una proporción de renta fija y de renta variable, con el objetivo de minimizar los riesgos de perder el capital, pero ampliando al máximo las posibilidades de generar intereses. El problema que presentan principalmente es que es muy difícil prever si las cifras pasadas podrán repetirse en el futuro. Este es el riesgo que se corre y hay que ser consciente de ello.

Los pros de los depósitos estructurados

La ventaja de contratar uno de estos productos es que, aún pese a no tener demasiados conocimientos del mercado variable, y gracias a que el capital invierte también en renta fija, se puede obtener una media ventajosa entre la relación que existe de la rentabilidad y el riesgo. Pero esto no es suficiente para decidirte a contratar un depósito estructurado. Debes saber que han sido catalogados como productos complejos, por lo que no se recomiendan a no ser que tengas un buen conocimiento de finanzas y sepas lo que estás haciendo. Por eso, si no es tu caso, y tu banco te los ofrece aún prometiéndote la luna, es preferible que le digas un claro no, gracias.

Los contras de los depósitos estructurados

Por otro lado, la desventaja de los depósitos estructurados radica en que resulta imposible conocer su rentabilidad antes de que finalice el período de inversión. Al mismo tiempo, son menos líquidos de lo que suelen ofrecer las condiciones de los depósitos estándar. Esto significa que si finalmente por cualquier motivo te ves obligado a rescatar tu dinero antes de que finalice el tiempo acordado con el banco, vas a tener que pagar una importante comisión que hará añicos todas las ganancias que hayas obtenido. Además, aunque la entidad lo niegue, existen posibilidades de perder dinero. Está claro que están pensados para lo contrario, pero el riesgo está ahí.

Ahora que conoces el producto de los depósitos estructurados un poco más a fondo, es probable que te lo pienses dos veces antes de contratar. Particularmente, me resultan más recomendables los fondos de inversión, o incluso, para los más arriesgados, las acciones en Bolsa. Creo que los depósitos estructurados te atan demasiado a la entidad, y la que realmente gana con todo ello resulta ser ella con diferencia.

Cosas a tener en cuenta al contratar un depósito estructurado

Sin embargo, si a pesar de todo lo que te hemos comentado te decides a abrir un depósito estructurado, ten en cuenta las siguientes condiciones:

  1. Presta atención al tiempo de permanencia que estás firmando con la entidad. Tus necesidades presentes no tienen por qué coincidir con las futuras y ese contrato puede estar siendo contraproducente.
  2. Cuidado con la comisión de cancelación. Muchas entidades suelen colocar cifras importantes en este apartado con el fin de disuadir a los clientes de retirar el dinero antes de tiempo. Finalmente, acabarás perdiendo lo ganado, e incluso puede que más.
  3. Atención a los rendimientos que te ofrecen. si el banco te muestra un gráfico de la evolución de sus depósitos estructurados con un buen rendimiento, no significa que te mienta. De hecho, yo no reniego de sus cifras, solo del hecho de que las presentan como algo que sucederá. Esto no es así, rentabilidades pasadas jamás garantizan rentabilidades futuras, y eso es lo primero que debes saber al contratar este producto, o uno de similares características.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...