Dar de baja agua, luz y gas en pisos que no se utilizan

La crisis actual obliga a pensarse la posibilidad de dar de baja todo tipo de servicios si no se usa una vivienda. Y hoy hablamos de dar de baja agua, luz y gas en pisos que no se utilizan

viviendas

Pese a que cuando las cosas nos iban bien no teníamos demasiados problemas con afrontar cierto tipo de gastos en segundas viviendas, con las economías domésticas en mínimos de poder adquisitivo, ciertos gastos se convierten en un verdadero problema, y es por eso que hoy hablamos precisamente de eliminarlos de alguna forma, o al menos de echar cuentas a si compensa o no deshacernos de ellos. Me refiero en este caso a la posibilidad de dar de baja agua, luz y gas en pisos que no se utilizan, y al ahorro que suponen, así como el gasto a la hora de hacer un re-enganche.

Los gastos asociados a una vivienda vacía pueden ascender a una suma importante de dinero al año si tenemos en cuenta todo lo que hay que pagar independientemente de si se reside o no en el inmueble. La comunidad, el IBI, los seguros de hogar y todos los servicios que hemos mencionado antes, por norma, son gastos con los que la familia tiene que contar, y en realidad, sino se producen ingresos por alquiler o venta, suponen una verdadera carga que puede elevarse hasta los 4000 euros de media al año, todo sumado.

Aunque al resto de impuestos, seguros o cuotas a la comunidad no podemos decirle que no, porque estamos en la obligación de pagarlos, es cada vez más habitual evitarse los costes asociados a los consumos mínimos de agua, luz y gas, aunque muchas familias se echan para atrás por el coste de volver a engancharse a ellos y los tiempos necesarios para hacerlo porque no conocen bien la normativa.

  • En el caso del agua, por ejemplo, el coste asociado es de cero euros, aunque hay que hacer un trámite nuevo con documentación y para poder disfrutar del re-enganche hay que pasar una revisión que puede denegar el servicio.
  • En el gas, de media la cuota a pagar por volver a conectar el servicio, una vez dado de baja, suma unos 140 euros. Pese a que es de mínimo la más elevada, también hay que considerar que se trata de un servicio que para volver a contratarlo supone los mismos inconvenientes que los otros dos, ya que podemos en realidad encontrarnos con problemas a la hora de volver a disponer de él, sino se pasan las revisiones que imponen las compañías por la instalación y esto elevaría de forma importante el coste asociado.
  • En el caso de la luz, la baja no cuesta nada, pero el alta se hará por la potencia del último contrato, y además puede denegarse al no cumplir una serie de requisitos. Si se quiere sumar potencia, la cuota puede alcanzar hasta los 400 euros. Sino, hablamos de unos 70 euros de media, dependiendo del contrato y la vivienda.
  • El teléfono es quizás uno de esos gastos a los que menos atención prestamos, porque al no usarlo la cuota es muy baja, pero es también el que más fácil es de eliminar y de volver a colocar. La baja y el alta no tienen cuota, y además, la mayoría de compañías bonifican a nuevos clientes, con lo que no supone ningún inconveniente darlo de baja y volverlo a re-enganchar.

En líneas generales, nos encontramos con que en realidad no compensa dar de baja todos estos servicios por un corto período de tiempo, pero si hablamos de una vivienda vacía, que no se pretende ni alquilar, ni vender, ni utilizar, entonces tenemos que en realidad puede suponer un importante ahorro planteárselo para períodos de tiempo superiores a un año, con lo que vale la pena pensar la posibilidad y echar cuentas del dinero que evitaremos destinar a ella en todo el año, así como del que necesitaremos para dar de alta todos los servicios cuando volvamos a necesitarlo.

Por lo tanto, pese a que recomendamos pensarse lo del alquiler, que con la nueva ley que hay en vigor, protege mucho más al propietario, en realidad sino te animas, podrías plantearte el ahorro de todos estos gastos consiguiendo una mayor holgura en el presupuesto familiar, que como hemos comentado varias veces en nuestro blog, pasa por uno de sus peores momentos por la actual crisis y las políticas de recortes y subidas de impuestos.

Es una época difícil, y afrontarla, evitando los números rojos requiere a veces tomar decisiones como las de dar de baja agua, luz y gas en pisos que no se utilizan, que antes ni se nos pasaban por la cabeza. Y cada vez, al menos a la vista de los números y datos oficiales, parece que aumentan. Y la cosa no parece que vaya a mejorar en el más corto período.

Imagen:  Estudio Enrique Arruti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...