Cuentas bancarias con interés de hasta el 7% TAE ¿Compensan?

Aunque los bancos las anuncian a bombo y platillo, las cuentas bancarias que ofrecen una alta rentabilidad no siempre son la mejor opción. Hoy te explicamos por qué.

rentabilidad

Las cuentas bancarias son actualmente un método de captación para la mayoría de las entidades. Mientras que hace unos meses se limitaban a ello los bancos que operan en su mayor parte por Internet, ahora los grandes bancos también han querido plantar cara para lograr sus mejores resultados. Prueba de ello es la Cuenta 123 del Santander con la que probablemente nos encontremos con uno de los productos más competitivos del mercado, pero también con uno de los más complejos. Su contratación no es para todo el mundo y la falta de conocimiento del servicio al cliente hace que pueda ser un riesgo contratarla. Sin embargo, no se le puede negar su eficacia para los perfiles que cumplen con las condiciones.

Casi todas las entidades bancarias han optado por reducir las comisiones visibles, o apostar por ellas a cambio de ofrecerles a los clientes mayor rentabilidad. Si bien de entre los tradicionales el 3%TAE al que remunera el Santander la cuenta corriente es el mayor porcentaje, hay actualmente entidades que ofrecen hasta un 7% TAE cumpliendo condiciones. Es precisamente en esas condiciones en donde están todos los trucos y en el hecho de que existen penalizaciones si durante un determinado período dejan de cumplirse.

La vinculación es la clave para la alta remuneración

La conveniencia de las cuentas corrientes con altas remuneraciones no está en juego. De hecho, son un producto óptimo para aquellos que lean, comprendan y se ajusten a las condiciones que impone la entidad. Pero, en la mayor parte de los casos, lo que ocurre es que esas condiciones son muy complejas de poder admitir. Por ejemplo, en el caso de EVO Banco se desató la polémica al cambiar su política de cero comisiones aumentando el mínimo de saldo mensual en cuenta a 2500 euros. Un verdadero disparate si tenemos en cuenta que el público del banco eran en muchos casos clientes con ingresos bajos o que incluso estaban en situación de desempleo.

Generalmente, las vinculaciones que exigen los bancos para remunerar el dinero a esos límites que están muy por encima del precio real que tiene en el mercado y que pretenden únicamente captar a nuevos usuarios a los que después les resulte poco conveniente cambiar de entidad son:

  • Nómina o ingresos regulares: aunque cada banco tiene su propia normativa, nunca suelen estar por debajo de los 600 euros. Algunas entidades los solicitan por encima de 1500 euros.
  • Domiciliación de recibos: cada banco exige un número mínimo de domiciliaciones para asegurarse de que la cuenta se mantiene operativa y ellos pueden cobrar a los emisores de esos recibos. En general, el número más habitual es de tres recibos de distintas emisoras.
  • Contratación de otros productos: para alcanzar las mejores condiciones económicas resulta bastante habitual que las cuentas que ofrecen mayor TAE requieran de la contratación de otros productos no bancarios. El ejemplo más habitual suele ser el que tiene que ver con los seguros. Los hay de muy distintos tipos, y casi siempre deben ser los de las entidades colaboradoras con el banco en cuestión.
  • Planes de pensiones: aunque este producto no se ha revelado como la mejor inversión, muchos españoles siguen aportando dinero a ellos. En ese sentido, vemos como los planes de pensiones también son una manera de vincular al cliente. Se ofrecen pagos en efectivo por el traspaso y también son una fórmula para obligarle a hacer determinados ingresos al año. Suele ser poco habitual que estén por debajo de los 600 euros.
  • Tarjetas de crédito o débito: en estos casos hay que prestar atención al coste que va a tener la tarjeta para el titular de la cuenta. A veces, se exige tenerla y hacer movimientos con ella para poder asegurarse una rentabilidad pero la cuota de la tarjeta va aparte o requiere de otros requisitos para que sea gratuita.

Las cuentas corrientes vs los depósitos

Los depósitos que se hacen actualmente en los bancos han dejado de ser un producto rentable comparado con las ventajas que pueden ofrecer las cuentas remuneradas. De hecho, si echas un vistazo, todos los depósitos a corto plazo tienen una remuneración que muy raramente alcanza el 1% TAE. Aquellos que mejores condiciones ofrecen pueden llegar al 3% TAE pero se trata de períodos promocionales que rara vez duran más de 3 meses, como los que comercializan ING Direct y SelfBank. Además, están exclusivamente diseñados para los nuevos clientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...