¿Conviene aplazar los pagos utilizando las tarjetas de crédito?

Los pagos con las tarjetas de crédito pueden parecer una genial opción a la hora de resolver un problema de liquidez. Pero no siempre resultan lo más recomendable. Hoy hablamos de ello.

aplazamiento tarjeta

Las tarjetas de crédito son una gran fórmula de obtener liquidez para las familias. Son también una buena opción a la hora de conseguir comprar algo que necesitamos, y que sin embargo, no nos podemos permitir en ese exacto momento por el dinero disponible con el que contamos. En más de una ocasión te hemos hablado de lo complejo que resulta utilizar las tarjetas de crédito para todo. De hecho, en nuestro blog, lo hemos rechazado como fórmula que permita el control financiero y el ahorro para las familias.

Aunque deberías considerar si realmente te conviene pagar con tarjeta ciertas compras, o si la tarjeta te va a permitir controlar tus finanzas personales, sí que es cierto que actualmente hay en el mercado un montón de opciones de pago de plástico que pueden adaptarse a cada uno de los consumidores. Pero esta vez, queremos hablarte concretamente de los pagos aplazados en las tarjetas. ¿Qué son? ¿Convienen? ¿Deberías utilizar esta fórmula en tus compras? A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre ellos.

Los pagos aplazados

Los pagos aplazados son opciones que se presentan a un cliente que tiene una tarjeta de crédito en la que ha firmado unos plazos o importes de pago a la hora de financiar sus compras. Sin embargo, en un determinado momento, el cliente no puede asumir esa mensualidad. Es entonces cuando solicita un aplazamiento en el pago de la compra que ha realizado. Ese aplazamiento del pago con tarjeta supone que vamos a pagar más intereses, porque pasará más tiempo hasta que paguemos y en muchos casos que haya que pagar una especie de comisión.

Lógicamente, es mucho mejor optar por un aplazamiento en el pago con tarjeta que dejar de pagar las cuotas. Si se dejan de pagar las cuotas de la tarjeta de crédito se entra en números rojos, y eso supondrá comisiones por descubierto, así como posibles embargos y penalizaciones. Además, si esto sucede en ocasiones repetidas podemos ver como la entidad nos quita la tarjeta de crédito, ya que cabe recordar que en la mayoría de los casos ésta se entrega tras un estudio de la situación económica de cada uno de los clientes y en ocasiones se nos deniega tras la primera petición porque la entidad considera que no somos solventes.

Con todo lo que te hemos contado a continuación, es muy probable que hayas deducido que los pagos aplazados de las tarjetas de crédito no son la mejor de las opciones. De hecho, es una opción límite, que solo deberías aplicar en casos de emergencia. ¿Qué hacer para evitar este tipo de pagos? Es decir ¿podemos hacer algo para que los pagos aplazados no se conviertan en una rutina en nuestras vidas?

Soluciones a los pagos aplazados

Para evitar que los pagos aplazados se conviertan en algo común. Lo mejor, si has solicitado ya varios pagos aplazados es volver a estudiar tu situación, tanto los ingresos, como lo que tiene que ver con los gastos que tenemos. Así, puedes optar por cambiar las mensualidades, el plazo de pago o rebajar el importe de éstas. De esa manera, te evitarás tener que volver a pedir otro de estos, y por lo tanto, que tu economía actual se desestabilice o que tengas que asumir costes y comisiones por el acto en sí mismo.

Además de la posibilidad de rehacer todo el sistema que tienes contratado en tu tarjeta de crédito para llegar más fácilmente a cumplir de forma puntual con tus pagos, quedan otras posibilidades que casi siempre convienen y que podrían convertirse en la mejor opción a la hora de hacer compras muy concretas. Así, la financiación sin coste que ofrecen muchas empresas de venta comercial puede ser la mejor idea. En nuestro blog te hemos hablado en muchas ocasiones de las promociones asociadas de este tipo, y es una cuestión de esperar a que las lancen, ya que en centros comerciales como los de El Corte Inglés o Mediamarkt lo hacen de forma habitual. De esta manera, no tendrías que acudir a un aplazamiento en el pago de tu tarjeta, ni modificar los valores que ya tenías antes de esta compra. En este caso, simplemente deberías ajustarte a las nuevas mensualidades que contrates y hacerlo de tal manera que puedas llegar a fin de mes sin tener que solicitar ningún tipo de aplazamiento en los pagos.

¿Has realizado algún aplazamiento de pago con tu tarjeta de crédito? ¿O siempre prefieres acudir a otras fórmulas para evitarlo?

Imagen: Jorge Franganillo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...