¿Cómo se puede tener estabilidad con un trabajo temporal?

La falta de empleos estables genera incertidumbre y resulta prácticamente imposible fomentar el consumo y la compra de ciertos bienes con un empleo de este tipo.

trabajo temporal

Seguramente para muchos las estadísticas actuales nos estén mostrando que vamos camino de la reducción de la alta tasa de desempleo que tenemos en España. Las cosas sin embargo, aún no están como para echar cohetes, y menos todavía si echamos un vistazo a fondo a los tipos de puestos de trabajo que se están generando en España, vemos como el panorama se está precarizando bastante y que la mayor parte de los empleos que se crean están todos pensados para un período de tiempo limitado; es decir son empleo temporal.

Para muchos, la desesperación de que el mercado laboral esté prácticamente parado hace que la sola idea de tener un trabajo, aunque no sea demasiado bien pagado, no sea estable y no proporcione muchas de las cosas que requerimos para tener un estilo de vida normal, resulta más que suficiente, sin embargo, cuando analizamos lo que supone la estabilidad laboral con un trabajo temporal, nos damos cuenta de que faltan muchas cosas y que estas hacen más dalo del que pensábamos en varios aspectos de nuestras vidas. Hoy lo analizamos punto a punto a continuación.

¿Se puede tener estabilidad con un trabajo temporal?

La pregunta que parecería obvia no lo es tanto cuando vemos cómo la mayor parte de los trabajadores que tienen la suerte de encontrarse con un empleo lo hacen para unos pocos meses, o incluso ahora que es verano, para unas cuantas semanas en el sector servicios. Así que lo que era hace unos años algo a lo que solamente algunos tenían que recurrir, ahora se ha convertido en la tónica diaria de muchas familias, jóvenes, adultos mayores e incluso personas con altas cualificaciones profesionales que no encuentran empleo en sus nichos de mercado.

  • Está claro que la estabilidad que nos puede dar un trabajo temporal poco tiene que ver con la estabilidad de un contrato indefinido. El trabajador que tiene esta fórmula en su empleo, se encuentra con el problema de que no sabe lo que va a pasar para cuando termine su contrato. Así, no puede hacer gastos que se le escapan del presupuesto que tiene contenido, como por ejemplo pensar en financiamientos más allá del período en el que lo han contratado. Al menos no si depende exclusivamente de la nómina asignada.
  • Si el trabajo temporal es a media jornada, el problema es todavía mayor. Aunque en principio con una contratación como ésta se podría partir de unir varios trabajos compatibilizándolos para llegar a final de mes, esto no es siempre posible, ya que los horarios atípicos con los que suelen estar relacionados imposibilitan esta oportunidad. Eso implica que un trabajador temporal además de tener un salario más bajo por norma, y menos prestaciones
  • En términos generales, vemos como las expectativas personales, familiares y de consumo caen en los trabajadores con empleos temporales. Pensar en tener hijos, pensar en comprarse una casa, o siquiera plantearse cambiar de coche es algo que ni en los mejores sueños puede llegar a pasar, al menos, si se echan bien las cuentas. Que al final no darán a final de mes.
  • En lo personal, resulta bastante frustrante tener que moverse cada dos por tres buscando un nuevo empleo que supla el temporal que acabamos de dejar porque se nos acabo el contrato. Continuos cambios de residencia, trayectos en coche eternos y vuelta a empezar otra vez. Eso supone que la tranquilidad que debería darnos un trabajo, al final no se consigue y finalmente terminamos por agobiarnos y caer en situaciones no demasiado positivas para nuestra salud.

Por todo lo que hemos dicho anteriormente, puede que el trabajo personal se convierta en algo positivo para lograr dar el empuje que la actual sociedad necesita para generar riqueza, pero no puede ser lo único a lo que se aspire. De hecho, si se convierte en la meta que alcanzar a partir de ahora, veremos como el nivel adquisitivo en general va a caer, se consumirá mucho menos, y todo ello será una nueva pescadilla que se muerda la cola para seguir destruyendo empleo y creando nuevos puestos de trabajo precarios. Quizás haya que reformar el sistema y quizás haya que cambiar las reglas del juego, pero hay que hacerlo pensando en que el trabajo temporal no puede ser la única opción, y mucho menos aún la recomendable.

Esperemos que esto sea solo el inicio de algo bueno que tiene que llegar, porque España siempre ha acarreado problemas de paro, y en la actualidad si restar a un parado de las listas es sumar un precario, no parece que el remedio sea mucho mejor que la enfermedad.

Imagen: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...