Cómo pedir un anticipo de sueldo a la empresa

Cuando hay un imprevisto, el Estatuto de los Trabajadores permite pedir un anticipo de nómina. Este anticipo suele ser de los días que hayas trabajado ese mes. Además, en algunos casos se pueden pedir préstamos a la empresa de hasta cinco mensualidades

Pedir anticipo sueldo

En estos tiempos que corren, los imprevistos son bastante comunes y el ahorro es bastante difícil. Cuando esto ocurre, parece que está todo perdido y la única solución es pedir algún préstamo rápido para pasar el mal trago.

Sin embargo, hay otra alternativa que puede salvarte la vida. Se trata de los anticipos de sueldo, los cuales te permitirán cobrar una parte del sueldo por adelantado. Si te encuentras en una mala situación, hoy aprenderás cómo pedir este adelanto a tu empresa siguiendo la legalidad vigente.

Así podrás pedir un anticipo de sueldo a la empresa

En primer lugar, hay que saber que la ley te permite solicitar un anticipo, ya que está reconocido por el Estatuto de los Trabajadores en el artículo 29. Además, suele venir señalado en el convenio colectivo.

Por lo general, el anticipo de sueldo será como máximo de una cuantía correspondiente a los días de sueldo que hayas trabajado a lo largo del mes. Por ejemplo, si pides el anticipo el día 15 del mes, podrás solicitar hasta la mitad de la nómina. Al recibirse, simplemente será añadido en la nómina del mes siguiente como anticipo, de cara a justificarlo de cara a las autoridades si hay inspecciones.

Para pedirlo, comunícaselo a la empresa, la cual debería tener un modelo de solicitud para este tipo de anticipos. Rellénalo, entrégalo al departamento de recursos humanos y espera la resolución de la empresa.

¿Qué ocurre si el anticipo no cubre el imprevisto o no se ha llegado aún a los días necesarios para cobrar una buena cantidad? En este caso, todavía hay opciones disponibles para el trabajador, las cuales dependen del convenio colectivo.

Una de ellas es el préstamo por parte de la empresa, reconocido en algunos convenios. Este préstamo podría ser de hasta cinco mensualidades, aunque suele necesitar la debida justificación. Entre estas justificaciones se suele incluir la reforma de la vivienda por ruina inminente o la atención hospitalaria para el trabajador o su familia cercana. Además, se suelen pedir algunos requisitos, como un mínimo de experiencia en la compañía.

La diferencia entre este préstamo y el de los bancos es el interés. La empresa no suele poner interés y lo suele amortizar mes a mes, para que el trabajador siga teniendo acceso a la mayor parte de su nómina. Por lo general, la duración no suele pasar de las 14 mensualidades, aunque depende de la cuantía y el porcentaje máximo de la nómina para pagarlo establecido por convenio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...