¿Cómo mejorar tu inteligencia financiera?

Si has oído hablar en más de una ocasión del término inteligencia financiera y te gustaría mejorar la tuya, hoy te damos algunos consejos que te ayudarán a lograrlo.

inteligencia financiera

Los test de inteligencia generales o test IQ son una herramienta muy habitual que en tiempos de Internet se ha convertido en viral. Sin embargo, por menos conocidos, los test de inteligencia financiera casi siempre están en un segundo plano, pese a lo importantes que resultan. La inteligencia financiera tiene que ver con la capacidad que tengas para entender las finanzas aplicadas al día a día y a los mercados. Si crees que la tuya podría mejorarse hoy vamos a darte unas pautas en A Fin de Mes que te resultarán de gran utilidad.

En realidad, como ocurre con el resto de conocimientos, la inteligencia financiera puede mejorarse a base de práctica. En este artículo de hoy vamos a analizar las cuestiones que te convertirán en más inteligente en ese sentido, así como algunos trucos fáciles con los que conseguir mejorar la tuya. Así que, si eres de los que siempre dicen sí a los retos creo que deberías tener en cuenta lo que viene a continuación y ponerte en marcha.

Las cuestiones básicas de la inteligencia financiera

Al tratarse de un concepto no demasiado conocido, creo que está bien que comencemos por el principio y definamos cuáles son las variables que se tienen en cuenta a la hora de evaluar la inteligencia financiera. Aunque son más cuestiones de las que analizamos hoy, podríamos decir que pueden resumirse en tres conceptos clave que se deben dominar a la perfección para tener una buena calificación. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Pues vamos con ellos!

  1. Tipo de interés: entender cómo funcionan los intereses en todo lo que tiene que ver con productos financieros es realmente importante a la hora de definir la inteligencia financiera. Si no sabes cómo comenzar estaría bien que lo hicieses con algunos ejemplos de préstamos o hipotecas teniendo en cuenta que el cálculo se hace con la referencia de intereses que se acumulan al capital para la generación de nuevos intereses.
  2. Inflación: pese a que el concepto de inflación sí que es más conocido, no siempre lo tenemos en cuenta a la hora de hacer planificaciones futuras, que es en las que más afecta este concepto. Así que, si quieres mejorar tu inteligencia financiera, cada vez que hagas un nuevo cálculo no olvides tenerla en cuenta para mejorar los resultados y acercarlos a la realidad.
  3. Riesgo: otro de los conceptos que diferencian a las personas con un alto cociente de inteligencia financiera son los que tienen que ver con el riesgo. No solo se trata de asumir los mayores, sino de ser consciente en todo momento de lo que se puede ganar, y de lo que se puede perder.

Cómo mejorar tu inteligencia financiera

Ahora bien, probablemente te preguntes qué cosas puedes hacer para conseguir mejorar tu inteligencia financiera y, en este caso, tenemos la solución ideal para ti con algunos consejos prácticos que no serán complejos de aplicar en el día a día y que, además, te serán de gran utilidad para lograr unas finanzas saneadas:

  1. Mejora tus conocimientos con herramientas gratuitas: en Internet hay una gran cantidad de información disponible con la que se puede alcanzar una mayor inteligencia financiera. Libros que se pueden descargar, páginas repletas de teorías y de guías prácticas y aplicaciones para el control de tus finanzas que resultarán realmente útiles.
  2. Ponte ya con tus presupuestos domésticos: una manera de mejorar tu inteligencia financiera sin tener que esforzarte y mejorando los resultados económicos de tu hogar es apostar por comenzar a hacer presupuestos que realmente cumplas. Aunque es probable que ya los hayas intentado en muchas ocasiones, esta vez hay que llevarlos a cabo hasta el final.
  3. Compara, compara y sigue comparando: cuando vas a contratar nuevos productos, o te estás planteando cambiar los que ya tienes, la comparación es la única alternativa para dar en el clavo. Además, te acostumbrarás a ver las nuevas tendencias del mercado y las ofertas que las entidades financieras comienzan a ofrecer a sus clientes.
  4. Piensa en el futuro en perspectiva: en todo aquello que tenga que ver con las inversiones futuras, o la planificación de tu jubilación, procura tener en cuenta el hecho de que con el tiempo el dinero puede valer mucho menos por conceptos como el de la inflación. En ese sentido, procura apostar por herramientas que te ayuden a hacer las simulaciones correctas para equivocarte lo menos posible.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...