¿Cómo influyen el TAE y el TIN en los préstamos?

Los préstamos que se ofrecen en el mercado aportan dos valores que te ayudan a entender cuál es mejor. Se trata de los conceptos del TAE y del TIN de los cuales te hablamos hoy.

tasa interes

Seguramente cuando hablamos de préstamos, créditos y depósitos a todos nos vienen a la cabeza una serie de valores que no siempre sabemos interpretar. Precisamente porque se trata de un dato muy importante y porque es fundamental para el ciudadano conocerlos para beneficiarse de lo que le están diciendo, hoy queremos hablar de ellos y es por eso que ponemos en un primer término al TAE y al TIN. Así que si siempre has querido entender de qué van, y probablemente aprovecharte de ellos, hoy te explicamos cómo funcionan.

Tanto el TAE como el TIN vienen a especificar lo que te va a cobrar el banco cuando te presta dinero, o lo que te va a pagar cuando tu firmas un depósito. Aunque podrían especificarse de muchas otras maneras, la verdad es que el TAE viene a ser el valor más importante a la hora de poder comparar opciones. Gracias a esa cifra, vas a poder conocer, de un solo vistazo, cuál es el depósito más rentable o cuál es el préstamo o crédito que más te conviene. ¿Quieres conocer a fondo a los valores TAE y TIN?

Qué es el TIN

El valor del TIN hace referencia directamente al valor nominal. Es decir, será el interés directo que vas a pagar por tener un préstamo contratado, el que te paguen por un depósito, o el que te exijan para pagar con tarjeta de crédito. Eso quiere decir que si pretendes calcular el valor final de los intereses de tu préstamo, o de tu depósito, tan solo tendrías que multiplicar este interés por el total del importe.

Qué es el TAE

El valor del TAE es un tanto diferente y nace con la idea de permitir a los ciudadanos comparar de forma sencilla toda la oferta bancaria que hay en el mercado. De hecho, mientras el TIN explica de forma directa los costes de los intereses asociados a la operación en el TAE se incluyen estos y otros que el consumidor tiene que pagar de forma no voluntaria, es decir, no puede renunciar a ellos. Así, nos encontramos con que esta tasa asocia el interés aplicado, los tiempos de la operación y comisiones y gastos que se generan por éste.

De esa manera, podemos encontrarnos con alternativas en el mercado en las que el TAE es muy distinto al TIN. Si un préstamo no tiene comisiones y se hace por ejemplo de forma anual, ambos valores coinciden. Pero esto es difícil que ocurra en la mayoría de los casos, y por lo tanto, el valor que nos da el TAE es mejor a la hora de querer comparar de forma más general, y para cualquier caso concreto, los diferentes productos que nos ofrecen en el mercado.

El TAE y la publicidad engañosa

En realidad, el concepto de TAE, aunque se defina como la tasa anual equivalente ha sido creado en parte para evitar la publicidad engañosa que llevaría a un cliente a elegir un producto más caro, pensando que es más económico ¿Qué quiere decir esto?  Si por ejemplo en un anuncio nos indican que el interés nominal de un préstamo es del 5%, y en una publicidad diferente el interés TIN asciende al 6%, podríamos pensar que el primero siempre va a ser mejor, ya que 5% es menos que 6%, y por lo tanto ahorraríamos dinero contratando ese préstamo.

Pero la realidad es que el banco que ofrece un TIN más bajo puede complementarlo con comisiones y otros gastos superiores, lo que podría hacer que en el ejemplo el TAE del primero fuese del 8%, y el del segundo se quedase en un 7%. Es decir, el que nos convendría de verdad es el segundo de los préstamos, el que tiene un TAE más bajo independientemente de su TIN.

Así que cuando te plantees contratar productos o servicios bancarios en los que los intereses van a jugar un papel fundamental, deberías considerar que el TIN es solo una referencia secundaria, y que es el TAE el que te va a dar el valor total que tendrás que pagar o que te pagarán.

En muchas ocasiones, el TAE no aparece a primera vista, aunque legalmente debe estar visible en todos los anuncios, publicidad y folletos de las entidades que ofrecen productos de este tipo. Si en tu caso te encuentras con que quieres contratar un producto y no lo ves, pregunta siempre por éste, ya que sino, podrías caer en comparaciones que no son exactas y pagar más por algo que otro banco te ofrece en mejores condiciones.

¿Conocías estos conceptos de TIN y TAE de los productos bancarios?

Imagen: María Elena

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...