¿Cómo funciona la compraventa entre particulares?

Pese a que vender a un particular supone claramente ganar en el precio, la compra entre particulares tiene también inconvenientes.

segunda mano

La verdad es que en muchos casos, la crisis nos ha dejado aprender valiosas lecciones que de otro modo no podríamos haber concluido sin más. Por ejemplo, el creciente mercado de la segunda mano hemos visto que las cosas pueden tener una nueva vida y le hemos sacado provecho. Otra cosa que también ha crecido ha sido el negocio de la compraventa entre particulares de coches y casas. Antes quizás se acudía más al concesionario, o a la agencia, porque se esperaba un trato más eficaz sin importar tanto el dinero de más que había que pagar por estos servicios. En la actualidad, preferimos los tratos con particulares, aunque cueste más hacerse con ellos por medios propios.

Sin embargo, ante el aumento de las operaciones de compraventa entre particulares, surgen también un montón de dudas al respecto de estas. De hecho, sobre todo respecto a las responsabilidades y obligaciones de cada una de las partes, así como a las garantías que se deben asumir sobre los bienes o inmuebles que se venden entre particulares. Evidentemente, al no tratarse de un negocio, la ley hace unas exigencias mucho menores. Aún así, conviene tenerlas en consideración en caso de que pretendamos llevar a cabo alguna de estas operaciones, para estar seguros de lo que debemos seguir o reclamar.

En el caso de compraventas de viviendas:

La compraventa de viviendas entre particulares acarrea una serie de gastos que han de asumir ambas partes. Por su lado, el comprador debe asegurar que la vivienda está libre de carga alguna, y en caso de que haya hipoteca sobre ella debe cancelarla y entregársela al nuevo propietario sin ningún tipo de deber bancario o hipotecario. Además, es el vendedor quién corre con todos esos gastos. Si no se estipula lo contrario, el vendedor corre también con la plusvalía y en el caso del IBI se prorratea el impuesto según los días de propiedad. Para finalizar con las obligaciones, la vivienda debe estar al día en cualquier clase de pago o gastos derivados de ella hasta el día de la venta.

En el caso del comprador, es él quién debe correr con los gastos derivados de la compra, es decir, con los relativos al notario y al registro. En caso de que alguna de las partes se eche atrás una vez firmado el contrato, el código civil actual establece que se ha de pagar una especie de penalización a la otra parte que consiste en el 10% del valor final por el que se fuese a adquirir la propiedad.

Compraventa de vehículos

El vendedor del coche está obligado por ley a tener en regla su vehículo con respecto a todas las exigencias que se le hacen desde el Estado. Es decir, el rodaje, la ITV y el seguro obligatorio deben estar al corriente de pago y de paso. Sino, es el vendedor el que se tiene que hacer cargo de todos esos trámites antes de poder proceder a formalizar el contrato de compraventa necesario para poder efectuar la operación. En este caso además, los gastos del contrato suelen correr por cuenta del comprador, aunque se puede estipular otra cosa. Es también habitual que el comprador declare que conoce el estado del vehículo, aunque es el vendedor el que debe responder por vicios ocultos en el caso de que los hubiera. En ese caso son 6 meses los que entienden como plazo para detectarlos.

Respecto a la diferencia que existe entre la compraventa de un coche a un particular y a un concesionario, evidentemente en la garantía, sí que se nota. Los concesionarios, aún siendo vehículos de segunda mano están obligados a ofrecernos por ley la garantía de un año. Eso supone que podemos tener la certeza de que se han asegurado de que todos los componentes funcionan a la perfección. Si bien es cierto que la ley protege al consumidor, y que en caso de que haya mala fe o dolo un comprador de un vehículo de segunda mano puede reclamar a otro particular, también es cierto que se hace mucho más complejo hacerlo de ese modo.

En todo caso, desde nuestro blog animamos a nuestros lectores a que valoren siempre ambas opciones, conociendo en todos los casos las ventajas y las desventajas que supone una frente a la otra, y seleccionado aquella que sea más económica, pero pensando tanto a corto como a medio plazo. Por lo demás, parece que la tendencia a la compraventa entre particulares va en aumento, tanto en el ámbito de los productos que hemos analizado hoy, que son los más habituales mediante contratos, como la venta de otros mediante internet y los muchos negocios que se han creado a partir de él relacionados con el tema. ¿Tú has comprado alguna vez algo a un particular?

Imagen: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...