Cómo calcular el finiquito si te despiden

Actualmente los despidos están a la órden del día, y en este caso si te pasa queremos que conozcas lo que tienes que saber para calcular el finiquito que te corresponde

despido

Probablemente para muchos actualmente tener un empleo es casi tener un regalo. Tal y como está la situación actual en España con el paro desbordado y el desempleo sin dar tregua a ningún sector, la verdad es que casi lo es, aunque en realidad sea un verdadero derecho de todos y cada uno de nosotros. Sin embargo, como sabemos que las cosas no funcionan siempre para garantizar los derechos fundamentales hoy hemos decidido ayudarte un poco en caso de que pase lo peor, ya que hoy vamos a hablar de cómo calcular el finiquito si te despiden.

Cómo calcular el finiquito si te despiden

Para saber cuánto te corresponde de finiquito hay ciertos factores que tienes que tener en cuenta para hace rel cálculo que no es difícil, aunque si tiene varios pasos a seguir para entender cuál será la cifra que te corresponda llevarte si te echan de tu empresa. Así que a continuación te contamos los datos con los que tienes que hacerte para no equivocarte:

  • Conocer el salario mínimo con los convenios de antiguedad incluidos. Cuando tengas la nómina tienes que calcular el precio que cobras por día.
  • Si el mes en el que lo han despedido solamente ha transcurrido en parte, tienes que tener en cuenta precisamente solamente los días que hayas trabajado de ese mes para calcularlo.
  • A esto hay que sumarle las pagas extras, que también solo se tendrán en cuenta si correspondían en el tiempo que se estaba trabajando, con lo que si te despiden en agosto, tienes que sumar una sola, la de julio, pero no podrás tener en cuenta la de septiembre.
  • Ahora te tocará sumar los días de vacaciones no disfrutadas, ya que estos se utilizarán para sumar también en el finiquito.

Con todo esto tendrías sumado el finiquito que será la cuenta entre el mes que no has cobrado porque te han echado y te deben parte de esa mensualidad, las vacaciones que se te deben y las pagas extras que no se han pagado. En realidad, a esto también hay que sumarle deudas de algún tipo que el empleado podría tener con el trabajador y por supuesto, la indemnización que corresponda en caso de despido no justificado, o por causas empresariales que se tendrá que negociar en muchos casos.

Vía: Consumer

Imagen: CGT Tragsatec

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...