6 Inversiones de economía doméstica que dan mucho miedo

Invertir es arriesgar. Puede salir bien y puede salir mal. Y de eso hablamos hoy en A Fin de Mes con 6 Inversiones de economía doméstica que dan mucho miedo.

casa vacaciones

Tener miedo a las inversiones de futuro, a esas que nos hipotecan, que acaban con nuestros ahorros y que nos suben en una nueva aventura que cambia por completo nuestras vidas es algo que es normal. De hecho, lo ilógico sería no tener miedo. Sin embargo, lo que se debe hacer no es superar ese miedo, sino meditar bien la decisión y pensar si realmente es eso lo que queremos y estamos dispuestos a llevar a cabo los sacrificios que hagan falta para llevarlo adelante. Si es un sí, y está bien meditado, hay que tirar hacia adelante. Sino, quizás hay que darle un par de vueltas más.

Precisamente porque son varias las opciones de este tipo con las que nos podemos encontrar en nuestras vidas, hoy queremos echar un vistazo a algunas de esas inversiones en economía doméstica que dan mucho miedo. Así que, si estás actualmente pasando por alguna de esas situaciones, o lo vas a hacer en un futuro, y quieres saber qué es lo que por lo general nos asusta mucho para meter nuestro dinero, pero que en realidad puede ser una buena idea, toma nota de estas inversiones en economías domésticas:

  1. La casa propia: aunque el panorama en España ha cambiado considerablemente con la crisis y con la posterior burbuja inmobiliaria, lo cierto es que hasta hace bien poco el sueño de casi todos era tener una casa en propiedad, es decir, una vivienda para poder habitarla y no tener que pagar un alquiler mensual. Aunque poco a poco se ven las ventajas de los alquileres, en el caso de aquellos que van a dar el paso, ésta es una de las ideas que más asusta.
  2. La casa de vacaciones: para los que la primera vivienda la inversión haya salido bien, para aquellos que hayan heredado o bajo cualquier otra operación tenido ya su primera casa en propiedad, ésta es la segunda de esas inversiones en economía doméstica que cuesta trabajo hacerse a la idea. O mejor dicho, que para muchos sería un verdadero sueño, pero que al mismo tiempo da mucho miedo tener que enfrentarse a ello.
  3. Educación superior de los hijos: la vuelta al colegio ya supone en sí misma un gran gasto con el que se tienen que ver todos los meses de septiembre las familias que tienen hijos. Pero cuando la educación pasa a ser superior, las cosas todavía se complican más en el panorama. De hecho, además del coste que supone la universidad, hay también que asumir que en muchos casos se produce un cambio de residencia, con todo lo que ello implica.
  4. Franquicias: el modelo de negocio está muy de moda ahora que la crisis ha dado tanto que hablar en cuanto al mundo de emprender y del autoempleo. Aunque se promete tener ya una marca reconocida, lo cierto es que no siempre se tiene todo ese dinero de entrada a mano, y se puede caer en el error de que un mal estudio de mercado termine por arruinar la inversión. Aún pese a todo, pueden salir muy rentables, y se convierten en este caso en nuestra cuarta inversión de economía doméstica que nos asusta.
  5. Un barco: quizás un capricho para algunos, un lujo para otros, y algo con lo que poder pasar buenos ratos de ocio para la mayoría que se decide a invertir en uno. Aunque no hablamos de inversiones mayoritarias, sí que es cierto que para muchas personas se trata de una de esas inversiones para soñar, y al mismo tiempo, otra de la que suele darnos mucho miedo.
  6. La boda: aunque en menor medida que todo lo anterior, en una boda se gasta mucho dinero. Precisamente todo ese dinero que se debe invertir en cada uno de los detalles, y sobre todo en los tiempos de crisis en los que estamos hace que muchos se planteen darse el sí quiero de otra manera, con presupuestos mucho más acotados y sobre todo, algunos deciden que ese paso por el altar que tanto se celebra es mejor dejarlo en algo familiar que requiera menos inversión, o simplemente pasan sin celebrarlo. En todo caso, cuando se lleva a cabo, es otra de esas inversiones que suele dar mucho miedo.

Como ves, en nuestro listado de hoy de cosas que dan miedo a la hora de invertir a las economías domésticas hay una gran variedad de inversiones distintas. Pero en todas ellas necesitamos un capital, bien para poder darle uso, bien para celebrar o quizás para sacarle rendimiento económico. Y el hecho de no tenerlo, y deber endeudarse; o tenerlo pero quedarse sin ahorros, es lo que hace que nos lo tengamos que pensar una y mil veces.

Imagen: Christian Córdova

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...