5 riesgos a tomar que podrían cambiar tu vida

La vida es una cuestión de riesgos, y quién no juega, no gana. Pero hay que saber cuándo se debe arriesgar en tomar la carta correcta. Hoy analizamos algunas de esas decisiones.

loteria

La verdad es que las crisis nos hacen ser a todos un poco más conservadores de lo que habitualmente solemos ser. Pero a veces, esas crisis, nos hacen encontrarnos en una situación en la que se nos obliga a tomar riesgos, y en otras ocasiones, esos riesgos son necesarios para poder continuar y mejorar en muchos sentidos de nuestras vidas, no solamente en el financiero. Con esto, no pretendemos decir que haya que conducir por la vida como verdaderos temerarios, pero tras un análisis exhaustivo de la situación creo que sí que vale la pena invertir dinero, invertir tiempo, o simplemente dejarnos llevar por el buen momento para poner en práctica algunos cambios que asustan, pero que podrían ser la puerta a un futuro mejor.

Precisamente de esos cambios queremos hablarte hoy. Algunos casi insustanciales si no suceden, como el de tomar el riesgo de jugar a la lotería. Ya que si no nos toca, no cambiará absolutamente nada. Otros de mucha más envergadura, como podría ser el caso de cambiar de trabajo, que aunque sea un riesgo en sí mismo elevado, si hemos considerado otras opciones, y creemos que ha llegado la hora de dar el salto, hay que hacerlo tarde o temprano. Así que, toca aprovechar el momento.

Riesgos pequeños y grandes que nos cambiarán la vida

  1. Jugar a la lotería: no me gusta pensar que la filosofía que transmite el último anuncio de la Lotería de Navidad es la que deberíamos compartir todos los españoles. Sin embargo, siendo realistas, si nos tocase el Gordo, se resolverían los problemas más graves de la mayoría de nuestros lectores. Aunque no se puede dejar todo en manos del azar, de vez en cuando, tener la ilusión de que nos toque, y jugar a ella, puede ser un riesgo aceptable. En cuanto al hecho de que nos cambie la vida, solo sucederá si la suerte nos acompaña.
  2. Superar un miedo que tengamos: se trata de un riesgo que asumimos sin perder dinero. Solo perdemos parte de nuestro tiempo y puede parecer que en las finanzas nada tiene que ver. Sin embargo, para ser líderes, para ser más felices, y sobre todo para tener ese ímpetu y esas ganas de superación que tan buenas son en el trabajo y en otros aspectos de nuestras vidas, vencer uno de nuestros miedos puede ser solo el principio de otros tantos cambios en los que logremos avanzar. Además, como no queda nada para comenzar un nuevo año, creo que podría valer aún más la pena ¿No?
  3. Cambiar de trabajo: es quizás uno de esos pasos que con los actuales niveles de paro no nos atrevemos a dar. Pero no hace falta dar carpetazo a nuestro puesto sin más. Si estás cansado de lo que haces, y ya no te gusta tu profesión o el puesto que desempeñas, empieza por apuntarte a otras ofertas y muéstrate disponible. En cuanto salga algo en lo que creas que podrías estar mucho más cómodo, piénsalo un par de días, y acepta la propuesta si se ajusta a lo que esperas.
  4. Cambiar de residencia: si el trabajo o los estudios lo permiten, cambiar de residencia puede suponer un gran cambio. Pero esos cambios suelen traer casi siempre cosas nuevas y positivas a nuestras vidas. Más allá de los viajes que se pueden hacer a cualquier lugar del mundo, vivir en otra ciudad, o incluso en otro país, puede resultar una de las mejores experiencias de vida. Así que, si tienes la oportunidad, y te apetece dar un salto, creo que es un riesgo que puede traerte muchos beneficios.
  5. Estudiar de nuevo: no se trata de dejarlo todo y empezar a estudiar, pero si siempre ha habido algo que te apasiona, y por las circunstancias de la vida no has podido estudiarlo, creo que te vendrá muy bien empezar a hacerlo ahora. Es una inversión que deberías gestionar según el tiempo libre que tengas y que sobre todo, deberías pensar que te servirá a ti mismo. Más allá de eso, quizás sea también útil para alguno de los retos anteriores, como por ejemplo para conseguir otro empleo en el que te encuentres más cómodo. A día de hoy, la oferta de cursos y las oportunidades que ofrece la universidad a distancia, creo que son más que suficientes para que cualquiera se forme en lo que de verdad le motiva. ¿No te parece?

Y ya que estamos a punto de decir adiós a este año con menos de dos meses para finalizarlo, ¿añadirías algún otro riesgo a tomar para mejorar tu vida en general, y tus finanzas domésticas de forma particular?

Imagen: vcheregati

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...