5 maneras de distinguir a un buen ahorrador

Hay ciertas actitudes que definen a las personas que saben cómo ahorrar dinero. Hoy te vamos a explicar algunas de las más comunes para que te encuentres en ellas o intentes fomentarlas en tu día a día.

ahorrador

Quizás no haya una fórmula matemática que funcione para agrupar a las personas que saben ahorrar y distinguirlas de aquellas que aún no han descubierto cómo hacerlo. En realidad, las matemáticas no suelen funcionar demasiado bien con un animal social como somos los humanos y, además, el ahorro es una conducta que puede aprenderse y modelarse con los conocimientos adecuados. Sin embargo, más allá de eso y de que puedes reconvertirte si aún no has conseguido ahorrar lo que deseabas, hay ciertas actitudes que sí se manifiestan en aquellas personas que saben cómo gestionar sus finanzas personales. Hoy hacemos referencia a algunas de las más importantes.

Que cumplas todas las características que presentamos a continuación no te convierte en un ahorrador innato. Y que no estés llevando a cabo ninguna de ellas tampoco te transforma en un derrochador sin cura. Es más una cuestión que depende también de tu situación financiera actual y de los ingresos y gastos que tengas que asumir. Sin embargo, puedes estar seguro de que si en tu vida se dan las circunstancias que mencionamos a continuación es muy probable que alcances tus objetivos de ahorro. Si no es ahora, porque no estás en tu mejor racha, será más adelante, pero será.

Hábitos y características que suelen compartir los ahorradores

  1. Metas claras para alcanzar: el problema de muchas personas que quieren ahorrar dinero está en no marcarse una meta que alcanzar. Sin metas, no funcionamos bien porque no sabemos hacia dónde vamos ni cuál será el objetivo que alcanzaremos después de tanto esfuerzo. Es por eso que resulta importante hacer un cálculo con el que te sientas cómodo y comenzar a ahorrar dinero planteándote un objetivo a medio o largo plazo.
  2. Ahorro a diario: un buen ahorrador no es aquel que se levanta un día y tiene la ocurrencia de ahorrar dinero. Un buen ahorrador es aquel que analiza su comportamiento diario y sabe cuánto gasta y en qué se lo gasta. Además, analiza su conducta para conseguir que en su día a día ese ahorro sea realmente efectivo. En un único día no se puede ahorrar dinero, el ahorro de dinero es un hábito que debe prolongarse en el tiempo sin que resulte un impedimento para la realización de la persona que lo lleva a cabo. ¿Es tu cas?
  3. Saber decir no a una promoción: una persona que tiende a ahorrar dinero y que puede ser considerada un ahorrador conoce sus necesidades y sabe decir no a una oferta por muy tentadora que parezca. Es cierto que muchas estrategias de marketing te hacen comprar cosas que realmente no deseas, y que ni siquiera requieres. Saber cómo esquivarlos con técnicas que ayudan a concentrar el interés en los objetivos planteados es algo que se puede aprender, pero si tú ya lo haces por ti mismo debes saber que estás entre los afortunados que saben cómo ahorrar dinero.
  4. Pensar en el futuro: muchas personas apuestan por las estrategias de ahorro en el corto plazo. Es cierto que la incertidumbre económica tampoco permite demasiado extender la vista con certeza al futuro. Sin embargo, el buen ahorrador apuesta por diversificar las inversiones que le son posibles y por lanzarse más allá de al día siguiente en sus planes. Con esta estrategia suele obtener la mayor rentabilidad además de asegurarse un futuro más cómodo.
  5. Libertad y seguridad para mañana: la idea del ahorrador no es solamente vivir bien hoy o el mañana más inmediato. Un buen ahorrador sabe que si ahora se pasan malos tiempos, mañana pueden ser peores y quiere estar preparado para ello. Así que, en la medida de sus posibilidades apostará por mantener una situación tal que en el futuro sea al menos igual que la actual, y si puede, mejor.

Ahorrar dinero no es una cuestión fácil, pero comenzar a hacerlo requiere de contar con ciertos argumentos que te permitan mantenerte en esa línea recta. Algunas herramientas como las aplicaciones de control financiero pueden ayudarte a saber cuánto ingresas y cómo te gastas el dinero que tienes. Es más, es importante que tengas los gastos controlados para poder ahorrar. Si no sabes cómo gastas, difícilmente vas a poder desarrollar una estrategia que te permita conseguir reservar dinero para el futuro. Y cuando digo cuánto gastas no me refiero a un estimado en el que casi siempre se quedan fuera la mitad de los gastos porque no los recuerdas. Me refiero a unas cuentas de verdad. ¿Tú has probado a llevarlas para mejorar tu nivel de ahorro?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...