5 inversiones tontas en las que podemos caer

Invertir dinero se ha convertido en algo complejo por los bajos tipos de interés, pero hay que tener mucho cuidado con las inversiones que en lugar de rentabilidad nos dejarán pérdidas.

inversiones

Creo que con todo lo que ha ocurrido en cuanto a los bancos, nos hemos aprendido bien la lección y leemos todo aquello que nos presentan antes de firmar, aunque nos fiemos del gestor que nos lo propone. Sin embargo, aún siguen existiendo ciertas inversiones nada recomendables en las que en ocasiones podemos caer. Y es precisamente de ellas de las que te vamos a hablar hoy en nuestro blog porque queremos que las evites a toda costa en caso de que se te pasen por la mente en uno de esos momentos en los que la rentabilidad del dinero te obsesiona.

Puede que a simple vista, no caigamos en este tipo de inversiones tontas si leemos bien y pensamos bien en lo que estamos haciendo con nuestro dinero. Sin embargo, dada la baja rentabilidad con la que se cuenta actualmente en los depósitos, se pueden tomar decisiones a la ligera que luego podrían pasarnos factura. Así que no sea por no insistir que nos perdamos en todos esos productos que además, con la letra pequeña, intentan engañarnos o confundirnos para que caigamos en esas trampas. Hoy te mostramos algunas de ellas, y como siempre, si se te ocurre alguna más, puedes complementar nuestro listado en los comentarios del artículo.

Inversiones con las que tener cuidado

  • Inversiones a las que no puedes llegar: en ocasiones, los bancos nos suben el tipo de interés dependiendo de la cantidad que ingresemos en sus cuentas. Precisamente por ello, debemos hacer bien los cálculos porque si al intentar hacernos con la mejor oferta nos encontramos con que al final vamos a tener que solicitar un préstamo o tirar de tarjeta de crédito. Eso implica sumar intereses negativos y que por lo tanto podríamos estar perdiendo más de lo que ganamos. Justo lo contrario de lo que queremos conseguir.
  • Inversiones que no entiendes: hay inversiones que parecen muy sencillas a simple vista, pero que cuando te pones a leer a fondo la cuestión, acabas perdiéndote en cientos de conceptos que para ti suenan a otro idioma. Aunque te digan que son una gran idea, si tú no entiendes dónde vas a invertir tu dinero, te recomiendo que no apuestes por esa inversión, porque tampoco entenderás su evolución, ni sabrás cómo hacer para reclamar en caso de que no sea como te la han pintado. Ojo con esto, que con la caída de los depósitos hay cada vez más productos complejos que aún pese a todas las medidas tomadas tras las preferentes no han sido tenidas en cuenta por los bancos a la hora de especificarlos en los documentos de ayuda.
  • Inversiones que no se corresponden con tu perfil: si quieres disponer del dinero pronto, no optes por una inversión que te va a hacer estar contando los meses hasta que se termine el plazo. Lo mismo en el caso contrario. Busca siempre el producto que se ajusta a lo que tú necesitas, y dentro de ellos, elige el más rentable. No dejes que en el banco te asesoren para venderte algo que realmente justo antes de hablar con ellos, creías que no necesitabas. Te evitarás un montón de problemas futuros.
  • Muy bueno para ser real: en el mundo financiero hay que desconfiar. Esto es una norma. Y como en cualquier otro sitio, nadie da duros por pesetas. Así que atención a esos productos en los que parece que solo tenemos ventajas, porque podrían esconder inversiones realmente arriesgadas de las que luego es muy difícil salir ileso, o incluso salir con el capital o con parte de él. Mejor optar por algo que suene bastante más realista.
  • Inversiones que no te convienen en este momento: la situación de cada cual es un mundo. Y hay momentos que son para invertir y otros en los que quizás no convenga tanto hacerlo. Hay que tener en cuenta que cuanto antes se empiece a invertir, antes se comenzará a ganar dinero, pero pese a ello, no se puede no valorar la situación de cada quién, porque aunque para los bancos haya una cartera limitada de productos que vender, cada cliente es un mundo. Y eso es lo que debemos considerar los clientes.

Está claro que hay muchas inversiones a las que se puede sacar partido sin caer en ninguna de esas cinco opciones que pueden llegar a perjudicarnos seriamente. Pero también es verdad que la guerra bancaria que existe en el actual mercado hace que se replanteen ciertas cosas por parte de las entidades y que todo se coloque al límite. Por eso es importante pensar en nosotros como prioridad y valorar con atención cualquier producto o servicio.

Imagen: Antonio Tajuelo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...