5 frases que las personas buenas administrando dinero nunca dicen

Administrar el dinero es algo bastante complejo en los tiempos que corren, y aunque en A Fin de Mes te damos consejos puntuales para hacerlo, hoy queremos recurrir a algunas frases que no deberías pronunciar.

dinero

Probablemente la administración del dinero dependa en gran medida de los conocimientos financieros que tenemos de éste. En A Fin de Mes no es la primera vez que lo comentamos, pero no siempre la formación es lo único que necesitamos para poder sacar partido de unas finanzas saneadas. A veces, también necesitamos una actitud positiva, sobre todo teniendo en cuenta que nos encontramos en unos momentos de crisis brutal en los que nos da la impresión de que todo va a ir a peor. Y ahora, ya está mal. Así que quizás ese positivismo que no encontramos en ningún lado, sea hora de acercarlo para sacarle más provecho.

Pensar todos los días en el dinero puede ser algo realmente agotador. Pero si ese pensar es negativo, las cosas todavía empeoran más, ya que sin luz al final del túnel, sin esperanza, es muy probable que dejemos que las cosas ocurran sin más. Y precisamente no prevenir, no actuar y no tomar las medidas necesarias para que los presupuestos se agoten y acabemos por entrar en números rojos en la economía doméstica. Así que si crees que conocimientos no te faltan, pero quizás haya que darte un empujón en el más puro sentido emocional, creo que deberías ver las 5 frases que las personas buenas administrando dinero nunca dicen que te preparamos a continuación.

Cosas que debes olvidar si no quieres sufrir tu situación financiera

  1. No voy a conseguir nunca lo que quiero. Probablemente ponerse metas a largo plazo sea algo que no a todo el mundo se le de bien. Sin embargo, si sabes que no eres capaz de imaginarte un futuro bastante lejano, lo mejor es que optes por objetivos más pequeños que te vayan acercando poco a poco al final. Pero desde luego cerrarse en banda porque pensamos que no vamos a poder lograrlo, tan solo logrará que acabemos por dejar de intentarlo con todas nuestras fuerzas. Y viendo la situación actual, en la que hay que hacer un esfuerzo mayor, no es lo mejor que puede pasarnos. Así que, toma nota de la frase para no decirla más.
  2. Es imposible ahorrar y poder seguir teniendo lo que quiero. No hay nada imposible. De hecho, la cuestión está en pensar cómo hacemos las cosas, y ver hasta que punto podemos cambiarlas sin renunciar a nada, o a poco de lo que queremos. También en valorar aquello que realmente nos importa hoy, y aquello que nos compensará mañana. Con esas dos claves, y algunos consejos como por ejemplo sustituir unos bienes y servicios por otros que nos cuesten menos y nos supongan beneficios similares, es posible cambiar la actitud, que por otro lado, en sí misma no nos ayuda en nada a mejorar nuestra situación financiera.
  3. Invertir es algo demasiado complejo: todo es lo complejo que queramos que sea. Está claro que no nacemos aprendidos, pero también está claro que con un poco de interés, todo se puede aprender. Así que si lo que necesitamos para que nuestras finanzas mejoren es precisamente invertir, ¿por qué no ponernos a ello? Con una situación bancaria en la que cada día se complican más las cosas por la no existencia de depósitos que remuneren a un interés considerable, y la aparición de otros productos, esa formación se convierte en realmente importante. Así que con esta frase, además de eliminarla de nuestro léxico común, conviene decirnos que si no se intenta, no se logra.
  4. Si me tocase la lotería: si lloviese dinero del cielo, todos seríamos mucho más felices. Eso es cierto. Sin embargo, las probabilidades de que eso ocurra son muy pocas. Aunque no voy a recomendar a nadie que deje de intentar probar a su suerte, hay que ser realistas, y en caso de que ésta se ponga de tu lado, ya tendrás tiempo y tiempo para planificar cómo gestionar tantos millones. De momento, mejor nos ceñimos al poco efectivo con el que contamos e intentamos estirarlo sin pensamientos que nos hagan perder el tiempo ¿No te parece?
  5. Ojalá todo fuera tan fácil como lo es para x persona: por mucho que te empeñes en pensar que sería más sencilla tu vida si fueses x, eso no va a ocurrir. Y mientras pierdes energías dándoles vueltas al tema, es muy probable que estés perdiendo un valioso tiempo por un lado para solucionarlos, y por otro lado, para encontrar ese equilibrio perfecto entre lo que tenemos y lo que queremos. Así que mejor nos quedamos con lo que hay dentro de casa, que seguro es bastante, y dejamos a los demás disfrutar de esos privilegios que al menos desde fuera parece que tienen frente a la situación tuya.

Como ves, todas estas frases lo único que harán será que entres en un bucle sin sentido que no te llevará a ningún lado. Así que, intentemos concentrarnos en lo que de verdad importa, y olvidarnos del resto, que nos distrae de nuestro objetivo. ¿Tienes alguna frase negativa habitual en tu vocabulario similar a éstas?

Imagen: Fernando Reyes Palencia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...