5 cosas que siempre debes considerar antes de contratar un préstamo

Los bancos tienen generalmente mucha letra pequeña y resulta realmente importante que la consideres antes de contratar un préstamo.

prestamo bancario

Parece que los bancos han abierto la manga con los préstamos. Sin embargo, las alertas sobre la crisis que hemos vivido y las triquiñuelas que nos han colado muchas entidades deben mantener al consumidor alerta para poder asegurarse de que el contrato del crédito que firma es exactamente el que le conviene. En ese sentido, es verdad que hemos hablado muchas veces de esas consideraciones que debes tener en cuenta antes de acudir a una entidad, pero dado que ahora las ofertas de financiación se ven por todas partes, queremos ayudarte a elegir la que más te conviene.

Lo que te vamos a presentar son los datos en los que más te debes fijar a la hora de firmar un contrato por un préstamo. Es más, son los datos que deberías de considerar incluso antes de eso, en el proceso de análisis y comparación de los diferentes productos que hay en el mercado. Así que, si te encuentras en cualquiera de estas dos situaciones, asegúrate de que has revisado con cautela los elementos que siguen en el listado de 5 cosas que siempre debes considerar antes de contratar un préstamo.

Lo que nunca debes olvidar en un préstamo

En realidad, el resumen que te planteamos hoy como claves a valorar antes de elegir cualquier tipo de préstamo es probable que ya te suene. Al fin y al cabo, son cosas que por separado sí se suelen analizar. Sin embargo, para tomar la mejor decisión lo importante es que las analices en su conjunto, es decir, apostando por un análisis con todas las variables en sí mismas. De lo contrario, podrías pensar que una de las opciones disponibles de los préstamos que te ofrecen es la mejor y equivocarte con ello.

  1. Comisiones: es difícil librarse de las comisiones en los préstamos. De uno u otro modo los bancos siempre las aplican. En ese sentido, para decidir cuál es el mejor lo ideal es centrarse en el tipo TAE que te indica el interés más las comisiones aplicadas en el préstamo total. De todos modos, muchos bancos están apostando por eliminar algunas de ellas para atraer clientes en esta particular guerra entre entidades que estamos viviendo.
  2. Tipo de interés: el tipo de interés es una de las variables más importantes a la hora de elegir un préstamo. En este se te indican los intereses que la entidad te cobrará por el dinero prestado. Y aunque actualmente se ofrecen cantidades muy competitivas por la inflación negativa y el escaso valor del dinero, cuando se habla de índices variables se podría estar apostando por una burbuja que explote en el futuro y que te pille en una situación compleja.
  3. Tiempo máximo duración: existen préstamos que tienen una vida máxima. En ese contrato se está limitando la posibilidad de solicitar ampliaciones o aplazamientos en los pagos que puedan venirte bien en caso de pasar por una mala racha. Debes prestar mucha atención a esta letra pequeña porque si esto ocurre, podrías verte abocado en una situación muy compleja por la deuda acumulada. Es cierto que siempre podrías solicitar otro préstamo a otro banco o cambiarlo de entidad, pero esta opción no siempre estará disponible y es mejor prevenir que lamentar.
  4. Carencia: el período de carencia suele ser una de las mayores ventajas para aquellos que solicitan un préstamo por falta de liquidez, pero también puede llegar a convertirse en un callejón sin salida si la cosa no mejora porque a partir de esa fecha habrá que abonar las cantidades con sus respectivos intereses vigentes. En ese sentido, no siempre conviene valorar como positivo el período de carencia porque si el préstamo no ofrece mejor calidad en las otras variables, puede que sea una mala opción para ti.
  5. Vinculación exigida por la entidad: aunque la mayor parte de las veces las vinculaciones se camuflan como si se tratase de algo beneficioso para el cliente porque se obtienen mejoras en el tipo de interés, la realidad es que esto puede cambiar y puede que a lo largo de la vida del préstamo no puedas afrontar lo que has firmado. En ese sentido conviene sentarse a analizar lo que te proponen para conseguir el equilibrio ideal. Además, hay que valorar los riesgos que se asumen en caso de que esa vinculación no pueda mantenerse luego por cambio en tu propia situación personal o financiera.

¿Eres de los que ya consideraba todas estas variables antes de contratar un préstamo bancario?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...