5 cosas que las personas con buen historial de crédito hacen siempre ¡Imítalas!

Si quieres que tu historial bancario sea mejor que el actual aprovechándote así de las ventajas para obtener mejores préstamos, toma nota de estos hábitos que las personas con buen crédito hacen a diario.

creditos

Tener un buen historial de crédito nos puede abrir muchas puertas a la hora de conseguir un préstamo bancario en momentos en los que la liquidez no es nuestro fuerte. Aunque actualmente los bancos se han decidido a abrir el grifo que permaneció cerrado durante los peores años de la crisis, las cosas no se han compuesto como en períodos anteriores en los que parecía que los créditos se regalaban a los ciudadanos. Evidentemente, toda aquella burbuja estalló y es lógico que se hayan tomado medidas. Sin embargo, aunque a día de hoy sea mucho más complejo obtener un préstamo, si se cuenta con un buen historial de crédito, las cosas se simplifican.

Pero, ¿cómo se consigue tener un buen historial de crédito? Está claro que tener unos ingresos estables y contar con patrimonio puede ayudar. Sin embargo, el historial de crédito tiene más que ver con nuestro comportamiento con préstamos anteriores y es por eso que deberías tomar nota de algunos consejos para conseguir crearte una buena reputación a medida que vas solicitando financiación personal. A continuación te mostramos algunas prácticas bastante habituales en las personas que lo tienen. Lo ideal sería imitarlas en la medida de lo posible para conseguir que con el paso del tiempo, se abran cada vez más puertas bancarias. ¿Quieres conocerlas?

Así se consigue un buen historial de crédito bancario

  1. Paga siempre a tiempo las deudas pendientes: pagar en el tiempo que se ha previsto la deuda que se contrajo será la principal razón que hace que el banco se fíe de ti. Si ves que no vas a poder hacerlo porque las actuales circunstancias te lo impiden, lo mejor es siempre negociar con la entidad. Está claro que eso no mejorará tu historial crediticio, pero desde luego, hará que empeore menos que el hecho de dejar que el plazo se acabe sin haber abonado lo acordado a esa fecha.
  2. No utilizar el total del crédito concedido: un cliente que utiliza el total del crédito que le han concedido, sea éste del tipo que sea, es un cliente para el banco que quizás esté viviendo por encima de sus posibilidades. Aunque si lo devuelve íntegro y sin problema podría desaparecer la etiqueta, a los bancos siempre les gustan más aquellos usuarios que no se gastan todo lo que tienen. Y eso mejora considerablemente el historial de crédito.
  3. Tienen un largo historial de «buen comportamiento»: aunque hayas pagado bien un préstamo bancario, puede que tu historial crediticio todavía no sea positivo. Como ocurre con casi todo, para lograr una buena reputación hay que hacer las cosas bien durante mucho tiempo. De eso se trata en este caso, y es por eso que hay que tener paciencia y siempre mantener las finanzas saneadas aunque en ocasiones sea a base de jugar con los productos que se tienen para no tener nunca números rojos.
  4. No abren y cierran cuentas de forma frecuente: aunque es habitual en los tiempos que corren y con unas condiciones más bien malas en lo que respecta a las condiciones bancarias podamos pensar en cambiar de banco, un usuario que tiene un buen historial crediticio no lo tiene como norma. Es decir, puede que en un determinado momento sí lo haga, pero no será lo más habitual. Cambiar constantemente de banco es interpretado por las entidades como que se trata de un cliente generalmente problemático al que será muy complicado fidelizarle y en el que quizás no valga la pena invertir en mejorarle las condiciones.
  5. Tienen distintos productos que aseguran su liquidez: la contratación de varios productos permite poder pagar a tiempo y sin problemas uno u otro según cambien nuestras condiciones. Hace poco hablábamos en nuestro blog de las tarjetas de crédito sin intereses y de lo interesantes que resultaban para pagar deudas que estaban a punto de liquidarse cuando no se contaba con el dinero de forma inmediata. Se puede también recurrir a préstamos personales con tipos más bajos o a créditos que se conceden para determinados fines. La idea es lograr ser considerado fiable en varios productos a la vez y saberse manejar con ellos.

Como ves, los consejos que te hemos dado para mejorar tu historial de crédito no son demasiado complejos pero sí que pueden resultar difíciles de mantener en algunas situaciones. La clave está en anticiparse para que no nos cierren el grifo en las entidades en esos momentos en los que se necesita mayor liquidez.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...