4 preguntas que tienes que hacerte antes de una gran compra

No es la primera vez que en A Fin de Mes hablamos de las grandes compras y de cómo éstas afectan a las economías domésticas. Hoy te planteamos preguntas a hacerte para no equivocarte.

preguntas

En A Fin de Mes llevamos varios días hablando de lo que son las grandes compras, y de las vueltas que les damos a las inversiones de grandes cantidades de dinero en las economías domésticas. Sin embargo, hoy en lugar de analizar esos miedos que en muchos casos nos invaden al enfrentarnos a esa realidad, o la conveniencia de unos productos frente a otros, vamos a proponerte algunos consejos para que te asegures que esa gran compra que vas a realizar en breve, te merece realmente la pena. Así que si sigues con las dudas, las cuestiones que planteamos a continuación pueden servirte de gran ayuda.

Cosas que tienes que pensar antes de hacer una compra grande

  1. ¿Va a ser una compra positiva de aquí a un año? ¿Y de aquí a cinco años? Se trata simplemente de hacer una valoración objetiva sobre el objeto o servicio que estamos a punto de adquirir y que se llevará un buen pellizco del dinero que tenemos. Precisamente por eso, no solamente se trata de una cuestión de pensar en las necesidades actuales, sino también de valorarlas de cara al futuro. Probablemente si la respuesta a ambas preguntas es un sí, habremos dado un gran paso para decidirnos. Si alguna de las dos o ambas son un no, quizás haya que darle una nueva vuelta de hoja, dependiendo de los otros factores que vamos a continuar explicando a continuación, en los siguientes puntos.
  2. ¿Están seguras tus finanzas? En caso de que la respuesta anterior sea un no, o incluso si es un sí que no sabes si vas a poder asumir del todo en caso de que requieras un préstamo para poder financiarlo, entonces ésta la otra cuestión clave. Siendo una buena compra, y estando bien financieramente tras la adquisición, podríamos decir que se trata sin duda de un segundo paso que debería animarte a dar el empujón final para decir un sí. Sin embargo, si tienes dudas razonables acerca de no poder permitírtelo, y además no estás demasiado seguro de la compra en el largo plazo, mejor re-piénsalo de nuevo, porque puede que no sea nada conveniente.
  3. ¿Tienes insomnio, estrés o actúas por impulsos? En cualquiera de los tres casos podrías estarte precipitando a una compra de esas que van a ser importantes para tu vida financiera y quizás no te hayas parado bien a pensarlo. En muchos casos, nuestra actitud y nuestro estado de ánimo resultan fundamentales para valorar si algo es conveniente o no, con lo que al igual que en el supermercado debemos cuidarnos de las técnicas de marketing que hacen que compremos ciertas cosas y dejemos otras de lado; así que si crees que no estás en tu mejor momento, mejor dejar la gran compra para otro momento en el que la lucidez sea completa y te asegures de no hacer algo de lo que luego te puedas arrepentir.
  4. ¿Estás comprando por qué es una buena oferta? Esta pregunta puede tener dos interpretaciones. Una más positiva que la otra. En caso de que consideres que tu compra es una buena oferta o se encuentra a buen precio, ese debe ser solo uno de los factores que te empuje a tomar la decisión final, habiendo previamente pasado por responder todas las preguntas que hemos mencionado anteriormente. En caso de que no sea una razón de peso, porque no hay una gran oferta, sino un precio justo, quizás también cabe preguntarse si no vas a encontrar otras opciones más interesantes en el mercado que a los pocos días hagan que pienses que la compra perfecta no lo ha sido tanto.

Probablemente de manera insconsciente, ya te hayas hecho muchas de estas preguntas de hoy a la hora de decidirte a hacer una compra importante, sin embargo, creo que en ocasiones podemos dejarnos alguna en el tintero, o darle menos importancia de la que realmente tiene. Así que precisamente por esa razón he pensado que hacer el listado anterior puede ayudar a aquellos que actualmente están pensando en hacer inversiones importantes a no olvidarse nada, y sobre todo, a que éstas sean realmente lo que ellos desean y no sean un motivo para arrepentirse a los pocos días de haber hecho la compra.

¿Se te ocurre alguna idea más a tener en cuenta a la hora de hacer una gran compra? ¿Eres de los que piensa meditadamente en todos los pros y contras al plantearte estas inversiones o sueles ser un tanto más impulsivo y no darle tantas vueltas a este tipo de cosas? Cuéntanoslo en los comentarios.

Imagen: Pimkie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...