4 falacias sobre los préstamos que hay que desechar ya

No todo lo que creemos que es una verdad universal lo es realmente. Hoy vamos a destapar las que son las cuatro mentiras más habituales en el mundo de los préstamos.

falacias prestamos

Los préstamos son un recurso bastante habitual entre todo tipo de consumidores. Gracias a ellos puedes gastar más de lo que tienes en un determinado momento, ya sea para hacer una inversión, para abrir un negocio, o simplemente para hacer un gasto necesario en tu hogar. Sin embargo, precisamente por lo comunes que son, hay muchas cosas que se creen sobre ellos que no son ciertas. Y hoy, en A Fin de Mes queremos desmontar gran parte de las falacias que existen sobre ellos. ¿Quieres conocer las mentiras más habituales que te crees sobre los créditos?

Estas mentiras, que vamos a detallar a continuación, suelen ser algo bastante frecuente en el mundo financiero. De hecho, no es la primera vez que en nuestro blog apelamos al conocimiento sobre leyes y al sentido común para evaluar los productos de uso cotidiano. En ese sentido, creo que resulta importante desterrar esos conceptos que damos por válidos y que, en muchas ocasiones, nos llevan a confundirnos o a desechar determinados servicios que pueden convertirse en la mejor solución. Así que, si creías saberlo todo sobre los préstamos, creo que lo mejor es que eches un vistazo a lo que sigue:

Las mentiras más comunes sobre préstamos bancarios

  1. Si pides un crédito, puedes perder tus propiedades: esta es la mentira número uno que nos creemos sobre el mundo de los préstamos y créditos. En realidad, solo se puede perder la vivienda (o cualquier otra propiedad) en aquellos casos en los que se firme una garantía hipotecaria. Es decir, en principio, los préstamos que te obligarían a hacer frente a la deuda con tus bienes son aquellos específicamente denominados como préstamos de garantía hipotecaria o hipotecas. En los demás casos, solo si el banco te demanda por impago y obtiene el beneplácito del juez podrá proceder al embargo de tus bienes. Sin embargo, estos procesos son largos y se dan en muy pocas ocasiones. Es mucho más probable que te hagan una retención en tus ingresos habituales.
  2. Solo con los créditos se puede obtener financiación: existen muchas otras fórmulas de solicitar financiación que no están relacionadas con los préstamos bancarios. Los créditos entre particulares son una nueva moda que está generando mucho interés, sobre todo en aquellos casos en los que quién solicita el dinero está incluido en ficheros de morosos. Por otro lado, si se tiene una empresa, se puede solicitar también un crédito a ésta. Al mismo tiempo, siempre se puede recurrir a préstamos entre familiares y amigos cercanos.
  3. No puedes obtener préstamos de gran cantidad: otro de los mitos que existen en el mercado de los préstamos es el que está relacionado con una especie de «cantidades máximas» que se pueden obtener de los bancos. Es cierto que el de los créditos es de los mejores negocios bancarios, pero no por eso establecen un tope para todo el mundo. Eso sí, si quieres obtener grandes cantidades de dinero, lo más probable es que te soliciten garantías hipotecarias, avales e ingresos recurrentes acordes con la cantidad solicitada.
  4. Los parados no pueden obtener créditos: aunque se piensa que una nómina es la única vía de entrada para la obtención de financiación, esto no es del todo cierto. El alto nivel de desempleo ha hecho que sean muchas las entidades financieras las que otorguen financiación incluso a aquellos que no tienen trabajo. Eso sí, los préstamos serán de cantidades realmente pequeñas y estarán garantizados por los ingresos que tengan por otras vías, como por ejemplo la prestación o el subsidio de desempleo.

¿Cuántas de estas cuestiones que hemos planteado hoy creías como verdad absoluta en el mundo de los créditos? Como ves, no siempre las cosas son como la mayoría piensa, y en el mundo financiero son bastante habituales esos bulos que generan una gran confusión entre los usuarios. Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que el mercado de los préstamos ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Hoy en día la mayor parte de las entidades tienen líneas de financiación específicas con comisiones cero, o con intereses realmente atractivos que resultan muy interesantes para hacer frente a los proyectos de tu vida. Sin embargo, como siempre digo a nuestros lectores, lo mejor para saber si estás acertando en la entidad es hacer una comparación previa. Tener en cuenta la TAE y no el TIN será fundamental para conocer en detalle cuál será el coste que tenga para ti ese crédito específico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...