4 cosas que las tiendas hacen para provocar una compra impulsiva

El marketing es una gran ciencia para animarnos a consumir muchas veces más de lo que necesitamos. En este caso te contamos 4 cosas que las tiendas hacen para provocar una compra impulsiva.

compras

En A Fin de Mes hablamos muchas veces de las que son cosas que se aplican en el mundo del marketing y que en realidad nos confunden a la hora de elegir los productos y las cosas que nos llevamos a casa. Y la verdad es que en una época como las rebajas, podemos decir que conocer esas técnicas es una gran ventaja a la hora de anticiparnos a que nos puedan afectar. Eso no quiere decir que aunque sepas que están ahí, no vayas a caer en ellas, pero mejor si lo sabes, porque al menos el «engaño» no será tal cosa, sino más bien algo que haces aún sabiendo por qué.

En este caso nos centramos precisamente en lo que ocurre en el sector de la moda, y que podría explicar casi a la perfección la razón por la cual siempre acabas en la nueva colección en lugar de en las rebajas oficiales con más descuentos. Y no. No es que seas una persona a la que le gusta gastar de más. Ni que no se conforma con los productos con descuento. Es que todo lo nuevo está colocado de tal manera, que tus ojos volverán hacia él casi de manera automática. Le pasa a mucha gente, y tu caso no iba a ser distinto. Así que si quieres conocer la razón de por qué puede que tu compra impulsiva de hoy no hayas podido frenarla, toma nota de estas 4 cosas que las tiendas hacen para provocar una compra sin pensar.

Compras impulsivas y marketing

Precios: que nos pongan un gigantesco cartel que pone saldos, rebajas, descuentos o oportunidades no es una casualidad. De hecho, casi siempre nos ponen el desde en bien pequeño, y el descuento o la oferta en mucho mayor tamaño para que nos llame la atención. Y si es en rebajas, cuando los descuentos se acumulan, solemos caer cuando es muy elevado. Pero si no estamos en rebajas, el mero hecho de saber que algo nos cuesta mucho menos, es sin duda un motivo para lanzarnos a por él. Y funciona más veces de las que pensamos que lo hace.

Experiencia del consumidor: las marcas saben lo que queremos, o al menos deberían saberlo. Que tu tienda preferida te encante tiene mucho más que ver con un estudio de marketing de lo que tu te imaginas. Así, la música que suena, el perfume que hay en el ambiente, el uniforme de los empleados, cómo se dirigen a ti, el trato del personal… Todas estas cosas tienen todas su lógica, y están ahí solo por una razón, para que compres más, y pienses menos. Mientras tu cerebro se deja conquistar por esos pequeños placeres, no se te va la cabeza a la cartera, y claro, en parte por aquí aparecen las compras compulsivas.

El diseño de la tienda: es un poco el complemento de lo anterior. La moda, al igual que prácticamente todas las demás cosas, nos entra por los ojos. Así que es por los ojos por dónde compramos. Y en eso influye mucho el cómo se expongan las prendas, así como en la decoración que se utilice para mostrárnoslas. Si por ejemplo el público que acude a un lugar tiene determinados gustos y la tienda no les recrea el ambiente, es poco probable que se pase en ella un buen rato. Un rato que se necesita para que al final piquemos en eso que estábamos buscando y en algo más, y que se produzca esa compra impulsiva de la que hablábamos.

La urgencia: es otra de las cosas que hace que la compra impulsiva sea un hecho. Necesitamos un vestido, y lo necesitamos ya. Todos los factores anteriores van a influir a la hora de la tienda que seleccionemos para comprarlo, y esa necesidad que tenemos de hacernos con él cuanto antes hará el resto del trabajo para que el marketing y todas esas estrategias que nos dicen que debemos comprar, hagan todo lo demás.

Como ves, tampoco había algo que no nos fuese conocido, o que no hubiésemos podido intuir. Sin embargo, para conjugar en un lugar todas esas cosas y conseguir efectividad, sí que es cierto que la estrategia no es tan simple como la hemos planteado. Se requieren habilidades, conocimientos y un estudio exhaustivo del público, o mejor dicho, del tipo de público al que se pretende convencer. La verdad es que tras las compras impulsivas hay una explicación y aunque la conozcas, veremos si aún así logras resistirte a ellas. Promete compleja la labor.

Imagen: David Blackwell

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...