5 cosas con las que ahorrarás dinero en el futuro

El ahorro de dinero será diferente en el futuro más inmediato por la llegada de las nuevas tecnologías. Hoy nos anticipamos y te contamos aquellas que podrían influir directamente en tu bolsillo.

drones

El futuro más cercano estará marcado por las nuevas tecnologías. Pocas dudas quedan ya de eso, y si aún las tienes, deberías plantearte cómo es tu vida hoy y cómo era hace una década. Hemos evolucionado tan rápido y nos hemos adaptado de forma tan veloz a gadgets y dispositivos que ni siquiera nos hemos dado cuenta. Y todo esto, afectará también a nuestros bolsillos. Mucho más allá de eventos como el Black Friday o el Cyber Monday que se han colado en las pantallas de nuestros ordenadores y móviles para ofrecernos gangas que solo se consiguen online, habrá grandes cambios que influirán en el coste de productos y servicios y que, por lo tanto, marcarán el ahorro del futuro.

Es un hecho que gastar menos tiene también consecuencias no tan positivas. De hecho, son muchos los consultores que advierten de las pérdidas de trabajo que se producirán en los próximos años, puedes la industria sustituirá esa mano de obra por máquinas y robots capaces de alcanzar niveles de perfección insólitos a cambio de una inversión menor. Hoy queremos analizar algunas de esas tendencias que, con críticas o sin ellas, parece que nos marcarán de aquí a una década. Los expertos ya nos han advertido, así que conviene tomar previsiones y aprovechar el lado positivo del ahorro de dinero en el futuro.

El ahorro de dinero en el futuro

Más que un ahorro de dinero en sí mismo, de lo que hablamos hoy es de gadgets y tecnologías que de algún modo lograrán mejorar el servicio que teníamos hasta ahora y conseguirán que cueste menos dinero. De esa manera, el usuario final debe pagar menos por el producto que consume. Es verdad que la cadena de distribución no siempre funciona de ese modo, y a veces el ahorro de costes no implica ahorro para el consumidor final. Pero, teniendo en cuenta que esto es innovación y que la competencia también se sumará a ella, es muy probable que en este caso tu bolsillo sí que note la diferencia en unos años. ¿Quieres descubrir hacia donde vamos?

  • Drones para envíos a domicilio: las ventas por Internet siguen creciendo, y con la llegada de los smartphones el e-commerce se ha convertido en una tendencia a la que todo el mundo se quiere subir. La realidad es que los drones ya han hecho sus primeras apariciones y son varias las grandes compañías que apostarán por ellos como una fórmula de mejorar la gestión en las entregas de sus pedidos, así como de ahorrar en costes del servicio. Lo más probable es que se tarden varios años en verse en marcha las medidas, sobre todo en España. pero no hay duda de que llegaron para quedarse. Con ellos, los servicios de reparto que ahora se han vuelto tan necesarios para la venta online podrán verse afectados seriamente. Sobre todo si se tiene en cuenta que la aparición de webs cooperativas de reparto ya les ha hecho bastante daño. Se destruirá empleo. No cabe duda. Pero, ¿acaso en anteriores revoluciones no se eliminaron puestos de trabajo específicos?
  • Coches eléctricos: pese a que en España no acaban de arrancar, se les considera un producto que producirá mucho ahorro en el futuro. De hecho, con el coste de los combustibles fósiles en su mínimo histórico, no harán más que subir en los próximos años. Si además se tiene en cuenta la carga fiscal de estos y el efecto que provocan en el cambio climático, poco a poco tendrán mejor acogida entre el público. Eso sí, hay que decir que no es que los españoles no tengan conciencia o no les venga bien el ahorro con la compra de este tipo de vehículos. El problema está en la falta de información y en la escasa red de suministros que se ha desplegado en el país. En todo caso, mejorarán la autonomía y es probable que también los precios.
  • Mini-ordenadores: los ordenadores por un precio superior al que te puedes permitir se han acabado. Al menos si eres de esos usuarios que se conforma con lo justo que necesita. La aparición de modelos como el Raspberry Pi que es capaz de ofrecerte todo lo que necesitas en un núcleo complementado con una pantalla low cost puede hacerte tener un sobremesa por bastante menos de 100 euros. Hay varios proyectos que tienen pensado desarrollar equipos que alcancen incluso menos de 30 dólares para poder ofrecerse en mercados emergentes. Se quiere un mundo conectado porque las nuevas tecnologías dependen en gran medida del gigante de Internet. Y la democracia de la red está en marcha porque no vale con que solo unos pocos puedan acceder a estos dispositivos.
  • Cajas de cobro automáticas: como ocurre en el primero de los casos que hemos señalado en este listado de hoy de futuras innovaciones que nos cambiarán la manera de ahorrar, con este avance que ya estamos viendo en España se perderán puestos de trabajo. Las cajas automáticas llevan mucho tiempo implementadas en Europa, pero a nuestro país han tardado más en llegar. Si bien es cierto que en cuanto al paro español no es una buena noticia, está claro que el futuro eliminará puestos en los que se puedan poner máquinas que hagan ese trabajo, pero también requerirá de más profesionales capaces de controlar esas máquinas y de ofrecer su productividad para mejorar esa tecnología. Quizás es buen momento para pensar en reciclarse.
  • Servicios de turismo automatizados: aunque es probable que la anécdota del primer hotel del mundo en Japón que no tiene ningún tipo de personal humano para atender al cliente se quede solo en eso, no es menos cierto que la tecnología está cambiando mucho al mundo del turismo. Se han presentado desde robots que hacen de portamaletas, hasta aquellos que llevan el desayuno a las habitaciones o se dedican a la limpieza de las habitaciones. Es más que probable que una gran mayoría de viajeros no quiera un servicio sin personas, pero estará dispuesto a renunciar a algunas de ellas a cambio de un mejor precio y una tecnología que será mucho más precisa si todo se hace bien. ¿Tú qué crees?

Tecnología vs Empleo

El enfrentamiento que se hace en la actualidad acerca de los dos términos es bajo mi punto de vista errado. Los que lo defienden ya no recuerdan cómo los videoclubs desaparecieron sin dejar apenas rastro, o cómo las cámaras analógicas y los estudios de fotografía dedicados al revelado tuvieron que decir un adiós silencioso a sus puestos de trabajo. Tampoco como muchos de los artesanos que lo arreglaban todo abandonaron sus oficios ante un consumismo galopante. Aunque muchos de estos aún sobreviven, son una gran minoría. El mundo está en constante cambio y por mucho que se nieguen las ventajas de lo tech en la revolución del futuro, esto es una cuestión de adaptarse o morir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...