Los libros usados se cuelan en nuestra experiencia de ahorro

Hay quien tiene como hobby la lectura, y como tal es un muy buen hobby. Pero los libros están por las nubes, y la segunda mano parece ser la mejor opción para paliar el problema del dinero

libros usados

Probablemente para muchos de nuestros lectores la lectura sea uno de los hobbies a los que no quieren renunciar. Lo cierto es que los libros no cuestan precisamente poco, y en España hay motivos más que importantes que explican estos precios por las nubes, porque si comparas muchos volúmenes en nuestro país y fuera de él, las diferencias son notables en la mayoría de los casos. El problema es una ley que impide que se puedan bajar los precios por debajo de un límite y eso hace que de media un libro no baje de los 12 euros.

Y si en el pasado 12 euros eran un gasto asumible para cualquiera en su tiempo libre, porque al fin y al cabo hablamos de lectura por placer, en estos momentos de crisis en los que hacemos prácticamente de todo por ahorrar, la cosa se pone más difícil y hay quien también se ha quitado de esta buena costumbre por un motivo económico. Pero como no hay mal que por bien no venga, como en casi todos los demás aspectos, hay quien empieza a ocupar ese lugar para ofrecer lo que el público está buscando.

Los libros usados se cuelan en nuestra experiencia de ahorro, y las tiendas de segunda mano parecen ser uno de los negocios en alza. Cada vez son más los clientes que se apuntan a ahorrar dinero comprando libros que otros por algún motivo desecharon y que acaban bien en las estanterías de librerías de lo más variado, en ferias o incluso en tiendas especializadas en determinada temática.

Pero si lo de los libros usados ya lo conoces y lo utilizas de forma habitual para seguir manteniendo la lectura como un hábito usual al que poder sacarle partido cultural, además de por supuesto ser una forma de entretenernos, te comento que también empiezan a existir en España lo que se llama intercambio de libros. Recuerdo que cuando me fui a varios hostels en el centro de Europa había la costumbre de tener una librería llena y que cada cuál cambiase un libro que traía por uno de aquellos. De ese modo aquello parecía una representación del mapamundi a través de volúmenes de todo el mundo y en cientos de idiomas. Y eso empieza a ser común en universidades y centros de lectura en España, y la verdad no hay forma más simple de ahorrar dinero, papel y sobre todo ganar con la experiencia de los demás ¿No te parece?

A mi la verdad siempre me ha parecido que leer un libro de segunda mano es como leer un libro con mucha más historia

Imagen: leivajd

Vía: Wisebread

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...