El efecto lunes y el efecto viernes de las gasolineras son pésimos para el ahorro

Las prácticas abusivas de algunas estaciones de servicio hacen que el el efecto lunes y el efecto viernes de las gasolineras sean pésimos para el ahorro

gasolinera

Hoy vamos a volver a hablar de nuevo de un tema que creo que a todos nos preocupa, porque en realidad entre tanto gasto, cualquier aumento en aquellos que son habituales, me parece que descoloca cualquier presupuesto familiar. Me refiero por supuesto al precio de la gasolina, con el cual el mercado nos sigue sorprendiendo bastante porque las propias petroleras parecen estar marcando el ritmo con recomendaciones nada legales, y que no han tenido efectos las reprimendas que el Ministerio de Industria en su momento dio sobre el tema.

Ahora parece que el tema que es portada en todos los medios de comunicación es precisamente el que se ha llamado ya de forma habitual como efecto lunes y más tarde efecto viernes. Hablamos de ese tipo de acuerdos que hacen que el precio del carburante suba o baje en un día determinado por norma y que haga precisamente que el consumidor, si no conoce la norma, o no calcula el día que reposta al final pierda mucho más dinero del que esperaba a la hora de destinar esa parte del presupuesto familiar a la gasolina.

Entre las gasolineras que más aplican el llamado efecto viernes, que es el actual con el que nos encontramos en el mercado, y que hacen precisamente que bajen los carburantes ese día y que luego se disparen a lo largo de la semana, nos encontramos con Repsol, que además es la que tiene actualmente más estaciones de servicio en el territorio. La verdad es que para el caso, el cambio del lunes a viernes no ha hecho que las cosas mejoren, porque al fin y al cabo muchos españoles suelen repostar por la semana mejor que el fin de semana y viceversa, lo que implica que habrá quien ahorre y quien gaste más, por una medida que es a todas luces monopolio.

Desde luego, lo que hay que hacer es tomar medidas para que la gasolina en España fluctúe según el precio real del petróleo, y no que lo haga según unas medidas pactadas de forma arbitraria. Pero de momento, de lo que hablamos todo el rato es del efecto lunes y del efecto viernes, pero nos olvidamos de todo lo demás… Y mientras tanto, el que sigue pagando las consecuencias es el de siempre, el consumidor que busca a toda costa ahorrar por dónde pueda.

Vía: El País

Imagen: Travellingartist

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...